Real Valladolid

vídeo

Salida de la Marcha Asprona en Valladolid. / Gabriel Villamil

La primera marcha solidaria de España cumple 39 años con 4.400 andarines

  • Tres generaciones de vallisoletanos han acompañado hoy la marcha, con un cielo que ha amenazado lluvia durante los dieciocho kilómetros de su recorrido

La primera marcha solidaria nacida en España para apoyar a las personas con discapacidad intelectual, la de Asprona de Valladolid, ha llegado hoy a su 39 edición con el apoyo de 4.400 andarines, con un año el más joven y 84 la más veterana, que han desafiado la amenaza de lluvia en pro de la inclusión, según publica Efe.

  • Marcha de Asprona en Valladolid 2016 (1/6)

  • Marcha de Asprona en Valladolid 2016 (2/6)

  • Marcha de Asprona en Valladolid 2016 (3/6)

  • Marcha de Asprona en Valladolid 2016 (4/6)

  • Marcha de Asprona en Valladolid 2016 (5/6)

  • Marcha de Asprona en Valladolid 2016 (6/6)

Es la marcha "más antigua de España", ha constatado en el momento del arranque de la marcha el presidente de Asprona, Manuel Fernández, quien ha valorado un año más el respaldo de la ciudad a un proyecto que se despliega los 365 días del año para dar mayor calidad de vida a las personas con discapacidad intelectual durante todo su ciclo vital.

Tres generaciones de vallisoletanos han acompañado hoy la marcha, con un cielo que ha amenazado lluvia durante los dieciocho kilómetros de su recorrido, en un itinerario circular que ha salido de Valladolid y ha concluido en la capital tras pasar entre pinares, y atravesar la población anexa de Laguna de Duero.

El objetivo, por medio del patrocinio a los andarines, bien por kilómetro recorrido bien por una cantidad total, es recaudar fondos, en este caso para poner en funcionamiento un servicio de promoción de la autonomía personal, para formar a las personas que ofrezcan ese servicio, ha explicado el presidente de Asprona.

Han logrado que la esperanza de vida de las personas con discapacidad intelectual sea mayor pero también su calidad de vida, con el foco también puesto en el acceso empleo, como mejor forma de normalización e inclusión, ha referido Fernández.

La marcha ha contado, como en todas las ediciones anteriores, con el respaldo de los principales responsables locales, provinciales y regionales, que han secundado esta iniciativa para visibilizar a este colectivo y su necesidad de ayuda.

Con 39 años a sus espaldas, se trata de una marcha "intrínseca a la manera de ser de Valladolid", en cuanto a su compromiso solidario, ha reflexionado el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero (PP); mientras que el alcalde de la ciudad, Óscar Puente (PSOE), con nueve o diez marchas en sus piernas, se ha acercado para solidarizarse y hacer visible el mensaje de este colectivo.

Desde la Junta, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha compartido el momento de "reconocimiento y afecto de toda la sociedad con ese movimiento asociativo" que supone esta marcha; en el mismo sentido que la delegada del Gobierno en la Comunidad, María José Salgueiro, que ha trasladado su homenaje a todos los que trabajan en el tercer sector.

Tampoco se ha perdido la marcha el líder del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, que ha reconocido el trabajo de Asprona-Fundación Personas de Valladolid, y el de todas las asociaciones del tercer sector que configuran un modelo que "es la envidia de toda España", ya que se están "dando pasos de gigante" en la normalización y visibilización de este colectivo y para conseguir "una sociedad más justa".

Tanto el presidente de Asprona como el líder del PSOE han valorado el plan presentado ayer por la Junta para la inserción sociolaboral de las personas en riesgo de exclusión social, incluidas las personas con distintas capacidades.

Tudanca ha apreciado, no obstante, que "todavía queda mucho por hacer", dados los recortes de "3.000 millones de euros" que ha sufrido el estado del bienestar de la Comunidad en los últimos años.

Como curiosidad, el primero en hacer los 18 kilómetros de la marcha, que ha arrancado en torno a las nueve de la mañana, ha llegado a las 10.00 horas a la meta, mientras que media hora más tarde, a las 10.30 todavía salía una familia, según han precisado a Efe fuentes de la organización.

Al mediodía no se había producido ningún incidente e incluso esa amenaza de lluvia que no llegó a materializarse ha propiciado una temperatura fresca que ha favorecido a los andarines.