Este es el mapa del paro de Valladolid: descubre cuántos desempleados hay en tu pueblo

Calle Santiago, en Valladolid capital. /HENAR SASTRE
Calle Santiago, en Valladolid capital. / HENAR SASTRE

La afiliación gana 5.567 altas en los últimos doce meses y recupera el dato de hace nueve años

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Las grandes cifras del mercado laboral volvieron a regalar durante el año pasado titulares esperanzadores a Valladolid, que vio cómo las listas del paro adelgazaron en 2017 hasta dejar el dato final, a 31 de diciembre, en 34.949 desempleados, unos registros que la provincia no conocía desde la bisagra entre 2008 y 2009, cuando la crisis económica comenzó a pegar voraces dentelladas a los trabajadores y el volumen de desempleados se empezó a disparar.

Entre diciembre de 2008 y enero de 2009 se superó por primera vez la barrera de los 35.000 parados, a la que se ha regresado ahora, después de nueve años de apreturas económicas, y tras marcar un máximo histórico en la primavera de 2013, cuando los registros llegaron a incluir a 54.138 desempleados.

Desde entonces, las cifras se han reducido de forma progresiva y con picos estacionales, hasta alcanzar en diciembre esa cifra de 34.949. Durante 2017, el número de desempleados se redujo en 2.588 personas, lo que supone una media de 7,09 bajas diarias en las listas del paro. El ritmo es ligeramente inferior al notable descenso detectado durante 2016.

Durante 2017 se firmaron en Valladolid 225.866 contratos (una cifra ligeramente superior a los 213.066 que se suscribieron en 2016). ¿Cuál es el problema? Pues que la mayor parte, casi nueve de cada diez, fueron de carácter temporal. El resquicio para la esperanza es que este porcentaje cada vez es menor (del 91,59%de 2016 al 91,03% de 2017), lo que, como contrapartida, supone un mayor peso de los indefinidos. En 2016 hubo 17.928 vallisoletanos que firmaron un contrato de este tipo. En 2017 fueron 21.929 (de ellos, 8.155 convertidos desde temporal). En cifras globales, el 59,37% de los trabajadores de la provincia desempeñan su empleo con un contrato indefinido, según los datos ofrecidos por Ecyl y por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Hay comarcas que todavía sufren unas tasas de paro muy importantes, con niveles por encima del 20%. Medina del Campo y su entorno es la zona que más ha sufrido los embates de la crisis, vinculada en muchos casos con la construcción y venta de muebles y con el importante revés que para la zona supuso el cierre de Made. El entorno de la capital ha mejorado mucho sus cifras de desempleo, que todavía son altas en el este de la provincia, con Peñafiel como cabecera de comarca.

El año concluyó con 211.335 afiliados a la Seguridad Social (5.567 más que el año anterior), lo que permitió a Valladolid regresar a cifras de enero de 2009, cuando había 211.600 afiliados. La provincia ha tardado nueve años en recuperar esas cifras de afiliación. Y el trayecto para conseguirlo no ha sido fácil, pues han quedado muchas esquirlas por el camino. Es fácil apreciarlas cuando se pregunta en la calle o se escruta el informe anual del Ministerio de Empleo.

Por ejemplo, todavía no hemos recobrado las cifras de 2007, antes de que estallara la crisis, cuando había 220.432 trabajadores de alta en la Seguridad Social (hoy son casi diez mil menos que en los mejores años del empleo). Otro dato, cada vez es mayor el número de contratos a tiempo parcial. En 2007 suponían el 40%de los suscritos ese año. En 2016, el 74,2%. Otro más:en 2009, el 50,7 %de los registrados en el paro eran mujeres. En 2016, el 56%. Entre 2012 y 2016, el paro masculino se redujo el 34,82%.El femenino, tan solo el 10,63%. La edad media del trabajador en paro en la provincia es de 43 años y ocho meses. El colectivo que tiene más difícil volver al mercado laboral es que se sitúa entre los 45 y 54 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos