Leroy Merlin y Aspaym renuevan su acuerdo para ayudar a personas con discapacidad

Establecimiento de Leroy Merlin en Río Shopping (Valladolid)./GOOGLE
Establecimiento de Leroy Merlin en Río Shopping (Valladolid). / GOOGLE

La cadena de establecimientos de bricolaje ayuda a la ONG castellana y leonesa colaborando en la adaptación de viviendas

El Norte
EL NORTEValladolid

Uno de los inconvenientes que se encuentra un ciudadano cualquiera que de pronto se enfrenta a una discapacidad -producto de un ictus, por ejemplo, o un accidente- es comprobar que su entorno no le ayuda. Que lo que antes era un medio amable, como el propio hogar, se convierte en una sucesión de barreras que complican las rutinas diarias. Y eso, además, resulta tremendamente frustrante.

En Aspaym se han enfrentado muchas veces a este tipo de situaciones y en el último año han encontrado un aliado que les ha permitido trabajar con mayor desahogo para poder echar una mano a estas personas. Leroy Merlin se ofreció a sufragar las modificaciones necesarias en algunas viviendas, hasta un valor de 18.000 euros. Fruto de este acuerdo entre el gigante del bricolaje y Aspaym se consiguió mejorar la calidad de vida de dos personas. El resultado fue tan positivo que ayer se rubricó la continuidad de este convenio para 2018. El siguiente paso será valorar qué actuaciones se pueden realizar.

Julio Herrero, director general de Aspaym Castilla y León, señalaba tras la firma de esta prórroga que «formar parte de la estrategia de responsabilidad social empresarial de firmas como Leroy Merlín ayuda a Aspaym a seguir en su línea de trabajo, cuyo fin último es lograr la mayor calidad de vida de las personas con discapacidad».

Estudio y necesidades

Una reforma habitual en estos casos de discapacidad sobrevenida es la de los cuartos de baño. Habitualmente demasiado pequeños para una silla de ruedas, por ejemplo, necesitan ciertos apoyos, por no hablar de que la puerta debe abrirse hacia afuera para evitar que el usuario quede encerrado y tener un ancho generoso. Incorporar asideros, cambiar la bañera por un plato de ducha, tener en cuenta si la persona con discapacidad necesitará asistencia, en cuyo caso deben caber dos personas en el aseo... Todo ese estudio corre a cargo de los técnicos de Aspaym, que al fin y al cabo son los que cuentan con los conocimientos necesarios para saber qué reformas necesita cada tipo de discapacidad para facilitar la vida del usuario.

Una vez valorado esto, la asociación se pone en contacto con Leroy Merlín, que aporta el material y la mano de obra.

Según una nota de prensa enviada por Aspaym, en 2017 se atendieron dos solicitudes. «Han sido dos las viviendas que han acomodado para que dos socios de la entidad puedan beneficiarse de este acuerdo y disfrutar de una mayor comodidad en el hogar. Sofía Fernández Rodríguez, con un ictus, y Kevin Gabarri Lozano, con parálisis cerebral, son las personas que ya disfrutan de la adaptación de sus hogares», explican.

Para este año, Aspaym lanzará una convocatoria dirigida a sus asociados de Valladolid «para que todas aquellas personas que cumplan los requisitos solicitados, puedan optar a este proyecto que ofrece Leroy Merlín». Los técnicos de accesibilidad de Aspaym, «junto con los profesionales de la compañía, abordarán los casos como un proyecto de adaptación y acondicionamiento». Además de las obras en cuartos de baño resultan muy habituales las modificaciones en las cocinas, por ejemplo, así como instalar soluciones domóticas en algunas de las estancias, todo enfocado a convertir la vivienda en un entorno accesible y adecuado a la nueva situación de estas personas con discapacidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos