Laguna de Duero, una de las poblaciones más olvidadas en inversión social

Atención a una persona mayor. /F. J.
Atención a una persona mayor. / F. J.

La Asociación de Directores de Servicios Sociales reclama más aportaciones en la atención a mayores y discapacitados

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Son datos oficiales del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y permiten una comparativa en función de la población de las diferentes localidades españolas con más de 20.000 habitantes para conocer su grado de implicación en la atención de sus mayores, de sus personas discapacitadas y de otros colectivos con necesidades asistenciales.

El observatorio de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales publicó ayer su ranking sobre inversiones locales en esta materia que destaca la ‘excelencia’, la ‘pobreza’ o la ‘precariedad’, los términos medios no entran en esta valoración y listado, solo lo destacable como mejor y como peor. Esta organización elabora su clasificación no solo con el gasto acreditado en servicios y promoción social sino que valora que un Consistorio no haya reducido respecto a ejercicios anteriores su inversión, que la misma represente al menos el 10% del presupuesto total no financiero del Ayuntamiento y, por último, un requisito añadido en esta ocasión, que es el de la limpieza financiera, que permita cotejar en el Portal de Transparencia de la web municipal el desglose presupuestario y el detalle del gasto social imputado a la funcional 23 ‘Servicios Sociales y Promoción Social’.

Pues bien con estas valoraciones ‘oficiales’, la vallisoletana Laguna de Duero ocupa una de las peores posiciones de España, entre las 41 localidades más ‘pobres’ en este sentido, una negativa ubicación que repite. Ocupa ahora en esta particular lista el puesto 31. Laguna tiene, según los datos que maneja este observatorio, 22.696 habitantes y la inversión por cabeza es de 36,59 euros. Extraordinariamente lejos de la cabeza de la clasificación, la localidad vasca de Errentería con 277,09 euros en el año 2016 y, además, este Consistorio ya subió para este 2017 a 290,99 euros su presupuesto.

Según recoge el corresponsal Jesús Nieto en declaraciones de la responsable municipal de estas políticas, Margarita Rodríguez, estos datos posiblemente se expliquen «porque Laguna de Duero no gestiona ninguna residencia pública de ancianos ni centro de día, algo que sí hace por ejemplo Medina del Campo y que sube el gasto por habitante».

Y qué es ‘pobre’, pues destinar menos del 60% de la mediana por habitante y año, situada en los 39,69 euros. Otras localidades del país en este rango son Alcalá de Henares en Madrid o la extremeña Plasencia y la malagueña Fuengirola por citar algún ejemplo. El 70% de los ayuntamientos –29 de los 41 pobres en servicios sociales– ya lo eran en la edición del año 2015, «son reincidentes y con escasa vocación de cambio». Los autores del informe de 2016 destacan que esperan «que en la próxima edición no alcancen la cronicidad».

Ni Valladolid ni Medina del Campo, las otras dos localidades de la provincia que entrarían por población en este informe, destacan en el estudio ni por sus excelencias pero tampoco por sus carencias. No figuran. No obstante, una visita directa a los datos oficiales del Gobierno central permiten conocer que la capital vallisoletana destina a tal fin 71,63 euros por persona y Medina del Campo, 90,41. Ambas en inversiones con datos del cerrado último ejercicio.

Castilla y León apenas figura en esta clasificación; lo que hay que interpretar como que sus administraciones locales se sitúan en la media. Solamente destaca también negativamente el Ayuntamiento de Zamora, la asociación lo incluye en el puesto 63 como el único municipio de la autonomía que tiene un presupuesto ‘precario en servicios sociales’, con una inversión por cabeza inferior a los 50 euros por habitante y año.

En concreto, el Ayuntamiento zamorano dedicó 49,75 euros, mientras que para el presente ejercicio tiene presupuestados 56,71 euros, por lo que de ejecutar estas partidas dejaría de figurar en esta negativa clasificación.

Y la gran posición en la comunidad es la de Miranda de Ebro, la única que alcanzó la ‘excelencia’. Ocupa el puesto 19 con 107,59 euros por habitante gastado el año pasado y 127,56 presupuestados para el presente; lo que de ejecutarlos la situará probablemente aun mejor en el ranking dado que supone un incremento del 18,6%. Son, en esta edición, 25 las localidades españolas que alcanzan la ‘Excelencia en Inversión Social’, más del doble que en el balance anterior que contabilizó doce y ya estaba la localidad burgalesa entre ellas. Suponen solo el 7,1% del total.

Destaca José Manuel Ramírez Navarro, presidente de la Asociación de Gerentes de Servicios Sociales de España y responsable del informe que «a todos ellos, nuestra más sincera consideración por el esfuerzo presupuestario realizado, y algunos de ellos reiterado, por su apuesta por elevar la inversión social en nuestro país y por vocación de atender a sus vecinos desde unos servicios sociales de dignos y de calidad».

Recoge el trabajo que Andalucía vuelve a aportar el 32% de los ayuntamientos con mejor nivel en este sentido, seguido de Cataluña con seis administraciones locales. Destaca que «el esfuerzo inversor de los ayuntamientos también contempla las transferencias que reciben de las comunidad autónomas, por lo que también estas son, en buena medida, responsable de estos resultados».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos