La Junta investiga el origen del polvo negro detectado en el aire de algunos barrios de Valladolid

Camino del Cabildo./El Norte
Camino del Cabildo. / El Norte

Los informes elaborados por la Universidad de Valladolid y el Ayuntamiento apuntan en la misma dirección

El Norte
EL NORTEValladolid

El consejero de Fomento y de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha informado que su Consejería investiga desde hace semanas la procedencia de un sospechoso «polvo negro» en el aire de algunos barrios de Valladolid, registrado en varias estaciones de medición de partículas.

El consejero, que ha sido preguntado en el pleno por el procurador de Podemos Carlos Chávez sobre las medidas que ha puesto en marcha la Junta para subsanar este problema, ha explicado que ya se están desarrollando medidas efectivas para averiguar la procedencia de este polvo.

En primer lugar, el consejero ha detallado que ya se han realizado «varias mediciones» en el barrio de El Berrocal, en el extrarradio de la ciudad, al mismo tiempo que una unidad móvil registrará durante tres meses las partículas presentes en el aire en la zona del Camino del Cabildo y en Fuente el Sol, una vez que ya se han celebrado reuniones con responsables de las empresas ubicadas en estas zonas para conocer su posible implicación.

Sin embargo, el procurador de Podemos ha criticado en el hemiciclo la premura con la que la Junta cerró el primer expediente de investigación del origen de este polvo, tan solo un día después de que los vecinos presentaran sus quejas por la continua presencia de este agente en suspensión.

Concretamente, Chávez ha demandado al Ejecutivo que centre sus investigaciones en ciertas empresas susceptibles de ser las emisoras de este polvo, como lo es la empresa metalúrgica Lingotes Especiales, hacia donde «apuntan» los informes elaborados por la Universidad de Valladolid y el propio consistorio de la ciudad.

Asimismo, el procurador ha instado al consejero y al Grupo Parlamentario PP a estar más comprometidos con la calidad del aire de la Comunidad, ya que Castilla y León es la «tercera Comunidad más contaminante de España», un dato que «podría ser peor» si los medidores de contaminación estuvieran «correctamente ubicados».

Ante todas estas críticas, el consejero de Fomento y Medio Ambiente ha aclarado que este expediente se cerró con premura al «no detectarse ningún agente nocivo para la salud» en las mediciones que se hicieron al conocer las denuncias de los vecinos, aunque Suárez-Quiñones ha insistido en que las investigaciones continuarán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos