El jueves comienza el juicio contra los encausados por increpar a un grupo de militantes del PP en Valladolid

El jueves comienza el juicio contra los encausados por increpar a un grupo de militantes del PP en Valladolid

Se ha convocado una concentración a las puertas de los juzgados y una manifestación el viernes para respaldar a los acusados por lo ocurrido en 2014

ICAL

Los Juzgados de Valladolid acogerán el próximo jueves el inicio del juicio contra los encausados por increpar a un grupo de militantes del PP que comían en un restaurante de Valladolid después de la celebración de la Convención del partido en la capital vallisoletana el 2 de febrero de 2014. Por ello, integrantes de la asamblea 'Apoyo dos de febrero' han convocado, a partir de las 9 horas, una concentración de respaldo a los acusados, que fueron denunciados por la Policía y para quienes se piden nueve meses de prisión y multas económicas.

Con este mismo motivo, está prevista también una manifestación, el viernes a la 19 horas, que partirá desde la plaza de Fuente Dorada y que hará parte del recorrido de la manifestación de hace cuatro años y que terminó con una «violenta» carga policial «sin previo aviso y a manifestantes pacíficos», denunciaron los convocantes.

Los hechos tuvieron lugar el 2 de febrero de 2014 cuando la Policía Nacional detuvo a tres personas que actuaron con violencia e intentaron entrar por la fuerza en el interior del restaurante La Parrilla de San Lorenzo de la capital vallisoletana. Los detenidos formaban parte de un grupo de unos 70 integrantes que, portando una pancarta y al margen de la manifestación convocada momento antes por el centro de la ciudad por Parados en Acción, trataron de increpar a un grupo de militantes del PP que al parecer estaban en el establecimiento, según confirmaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Los agentes les solicitaron que se disolvieran y se identificaran, momento en el que se provocó el enfrentamiento, que descartaba la existencia de policías o manifestantes heridos, al margen de una señora que cayó al suelo y por lo que hubo que llamar a una ambulancia para su atención, pero sin tener que fuera necesario su traslado. Los efectivos policiales, según se señaló desde la Subdelegación del Gobierno, impidieron el acceso al restaurante donde se constató la presencia de familias con niños que disfrutaban de su descanso dominical comiendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos