«Hemos tenido que invertir mucho esfuerzo y mucho dinero para volver a empezar»

José Ignacio Ruiz, en el interior de las remozadas instalaciones de Cerámicas Niber./J. Sanz
José Ignacio Ruiz, en el interior de las remozadas instalaciones de Cerámicas Niber. / J. Sanz

Una empresa familiar logra reconstruir su nave incendiada hace dos años en San Cristóbal

J. Sanz
J. SANZ

José Ignacio Ruiz acudió a primera hora de aquella fatídica mañana del 10 de diciembre de 2015, como venía haciendo desde hacía 33 años, a encender la caldera de leña de su nave de la calle Pirita, en el polígono de San Cristóbal, y a su vuelta se encontró su empresa envuelta en llamas. Lo perdió todo. El fuego redujo a escombros las instalaciones de una empresa familiar que él mismo fundó y que gestiona junto a sus dos hijas. «Fue muy duro perderlo todo en un abrir y cerrar de ojos, pero hemos logrado salir adelante», explica orgulloso a las puertas del remozado almacén de Cerámicas y Baños Niber, situado en el número 27 de la calle Pirita, donde acaban de concluir «dos larguísimos años» de trabajos de reconstrucción «para volver a comenzar de nuevo en unas instalaciones que hemos aprovechado para modernizar y ampliar».

Más información

Atrás quedan los veinticuatro meses de pesadilla que siguieron al incendio declarado al filo de las nueve de la mañana de aquel 10 de diciembre de hace dos años, cuando las llamas destruyeron un negocio familiar fundado en 1982 en un pequeño local de Delicias y que pronto se trasladó a la calle Pirita. «Nos costó mucho superar la crisis y, cuando lo habíamos logrado, llegó el mazazo terrible de ver cómo pierdes más de treinta años de tu vida en unos minutos», recuerda el fundador de la empresa, que aquella misma mañana, entre el amasijo de vigas de hierro en el que quedó convertida su empresa, ya anunció que volverían a empezar de cero. Y lo han hecho.

Los Bomberos, durante el incendio del 10 de diciembre de 2015.
Los Bomberos, durante el incendio del 10 de diciembre de 2015. / Ricardo Otazo

La empresa reabrió sus puertas hace medio año, aunque aún con las instalaciones a medio reformar, «y ahora hemos culminado la reconstrucción con una ampliación del almacén y una mejora notable de la sala de exposiciones», coinciden en destacar Rebeca y Laura, las dos hijas de José Ignacio que gestionan la firma especializada en cerámicas y en baños.

Apoyo

Los tres quisieron agradecer «la respuesta de nuestros clientes, a los que hemos seguido atendiendo durante estos años, y que a muchísimos de los cuales hemos conservado durante todo este tiempo», y agradecieron también «el apoyo que nos prestaron muchos compañeros del polígono a la hora de ofrecernos, incluso, sus naves para ir tirando durante los días posteriores al incendio».

Los propietarios del almacén de cerámicas reconocen que han tenido que «invertir mucho esfuerzo y mucho dinero», además de cumplimentar infinidad de papeleos, para poder «volver a empezar y retomar con normalidad nuestra actividad». La reinauguración de la empresa llega coincidiendo con su 35 aniversario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos