Internet ofrece más de 240 pisos turísticos ilegales en la provincia

Ana Redondo.
Ana Redondo. / EL NORTE

El 16% de los viajeros se hospedan en establecimientos no reglados y el Ayuntamiento pide ayuda para su control

V. M. VVALLADOLID

«No tenemos el problema que existe en otras ciudades, como Barcelona, pero está claro que supone una competencia desleal para el sector», aseguró ayer la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, en su análisis sobre la influencia que los pisos ilegales tienen en el sector turístico de la ciudad. Los últimos datos disponibles en Internet (donde se encuentran las principales plataformas que ofrecen este tipo de hospedajes) dicen que la oferta en Valladolid es de 254 casas, en un sector que está en constante crecimiento, si se tiene en cuenta que eran 181 en 2016, 98 en 2015 y apenas 19 en el año 2013. Entre esos 254 pisos los hay que sí que operan de forma legal, conforme a los criterios de impuestos, seguridad y servicios que reclama la Junta de Castilla y León, pero la gran mayoría ofrece sus servicios al margen de esta normativa (aprobada en la región en febrero de 2015). El registro de apartamentos turísticos de la Junta, que se actualiza a diario, dice que en la provincia hay once establecimientos dados de alta (solo uno de ellos en la capital; los otros, en Olmedo, El Campillo, Medina de Rioseco, Megeces, Medina de Rioseco, Montemayor, Peñafiel y Mota del Marqués). ¿Cuál es el problema? Pues que tampoco existen claros mecanismos de vigilancia para saber si los propietarios de estos pisos trabajan dentro de la legalidad. «La Junta quiere contar con las administraciones locales como controladores de esta actividad. Eso supone una carga de trabajo que no se puede asumir», explicó Ana Redondo, quien reclamó más colaboración entre las administraciones para afrontar esta situación que, pese a todo, aún no ha alcanzado en Valladolid el auge que vive en otras ciudades.

De acuerdo con los cálculos del Observatorio Cultural y Turístico de la Ciudad de Valladolid, durante este primer semestre de 2017 el 50,14% de los turistas que se han acercado a Valladolid han pernoctado en alguno de los establecimientos reglados de la ciudad (hoteles, hostales, pensiones...). El 33,3% pasó el día, pero no se quedó a dormir. Y el otro 16% se alojó en casas de amigos y familiares o bien en alguno de estos hospedajes no reglados.

«Economía sumergida»

Desde el sector recuerdan que la solución no está en prohibir este tipo de establecimientos, sino en garantizar que todos ellos trabajan dentro de un marco regulado para que «todos los operadores vivan en igualdad de condiciones». Inciden, además, en que este tipo de apartamentos pirata suponen un claro ejemplo de economía sumergida.

Fotos

Vídeos