Emprendedores Bbva

Un instalador eléctrico en un entorno sostenible

Javier Barbero Iglesias, / L.N.
Javier Barbero Iglesias, fundador de Velectrolid
Laura Negro
LAURA NEGRO

Le define su inconformismo, sus ansias por aprender y por superarse cada día. Él es Javier Barbero Iglesias, un autónomo de origen salmantino que acaba de poner en marcha su empresa Velectrolid en Arroyo de la Encomienda, dedicada a servicios de ingeniería y montajes eléctricos. Su currículum vitae es largo. Muy largo. Algo de lo que está muy orgulloso. Antes de poner en marcha esta iniciativa de emprendimiento, Javier ha trabajado en una docena de empresas de las que ha aprendido. A la hora de estudiar se guió de su vocación y eligió Ingeniería Técnica Industrial. Hace cinco años, quiso retomar los libros y estudió la adaptación al grado universitario.

«Sabía que mi titulación no iba a perder su validez académica o profesional, pero pensé que hacer la adaptación, me abriría puertas profesionales. No fue fácil, pero mereció la pena», afirma este autónomo, quien también cuenta con un Máster MBA en Dirección de empresas y otro en Prevención de Riesgos laborales.

Toda su vida profesional ha transcurrido en empresas de ingeniería, montajes eléctricos y telecomunicaciones. Su primer puesto fue como ingeniero en ejecución de líneas de baja y alta tensión. «Lo primero que hice nada más entrar fue pedir el mono de trabajo, porque quería conocer todos los procesos desde cero y por mí mismo», asegura Javier, quien también tiene experiencia como docente.

De cerca

Emprendedor
Javier Barbero Iglesias (47). Ingeniero técnico industrial e ingeniero de Grado en Electricidad.
Fecha de inicio de la actividad
Mayo de 2017
Contacto
47195. Arroyo de la Encomienda. Móvil 647650604. www.velectrolid.com

En 1994 se dio de alta como autónomo y abrió su propia oficina técnica en la que hacía informes, peritaciones, proyectos y direcciones de obra. Dos años después decidió volver a trabajar por cuenta ajena en Vodafone, donde ocupó el cargo de jefe de construcción de Castilla y León. «Dada mi trayectoria, estoy especializado en infraestructuras de telecomunicaciones, en construcción y supervisión de estaciones remotas, canalizaciones de fibra óptica y centros de comunicación».

En 2016 consideró que había llegado el momento de intentar de nuevo desarrollar su propio proyecto empresarial. «Llevaba tiempo pensando en ponerme por mi cuenta. Era la ilusión de mi vida, pero es verdad que a veces te acomodas y no te lanzas a hacerlo por miedo. Pero tras mucho madurar la idea, en septiembre empecé con los primeros trámites para poner en marcha mi propio negocio», relata.

Lo primero que hizo, fue apuntarse al curso-foro de empleo ‘Autónomo en Prácticas’ de Red Talento Empleo, que le ha servido, sobre todo, para eliminar sus miedos iniciales y rodearse de profesionales de diferentes sectores que le han dado un gran apoyo. «Un punto de inflexión para mi empresa ha sido entrar a formar parte del grupo de ‘networking’ BNI, que me ha proporcionado nuevas oportunidades de negocio y contactos interesantes», añade.

Velectrolid, marca que ya tiene registrada, ofrece servicios de ingeniería y montajes eléctricos, puntos de carga de vehículos eléctricos, soluciones tecnológicas, iluminación led y domótica. «En mi trabajo intento crear un entorno lo más sostenible posible y generar un medio ambiente más limpio. Mi apuesta de futuro está en dedicarme a instalar puntos de carga de vehículos eléctricos, algo en lo que quiero ser líder, pero de momento, como es un sector que está creciendo muy despacio, he tenido que diversificar. Actualmente España está a la cola de otros países en el uso de vehículos eléctricos, pero esto va a cambiar y será un mercado que se desarrolle exponencialmente. Para ese momento yo estaré preparado para ser un referente en este sector», dice.

Reducir gastos

Este emprendedor asesora a la hora de montar puntos de carga, tanto en garajes comunitarios como particulares. Sus principales clientes potenciales son organismos públicos, concesionarios de vehículos, administradores de fincas y hoteles y explica que está entrando en acuerdos de colaboración «con las empresas más punteras a nivel nacional».

Javier está convencido de que una de las claves para tener éxito en un proyecto empresarial es reducir los gastos al mínimo. «He sido muy austero en mis inicios. De momento trabajo desde mi propio domicilio. Pero en un futuro me gustaría tener una gran empresa y liderar proyectos que vayan en la línea de los que he estado desarrollando en los últimos años por cuenta ajena».

Ha solicitado una ayuda a la Fundación Michelin, que está pendiente de resolución, y también la subvención de la Diputación de Valladolid para empresas de nueva creación. Además, se ha beneficiado de la reducción en la cuota de autónomos, y lo compatibiliza con la prestación por desempleo. «Cuando trabajas por cuenta ajena tienes un respaldo económico. Como autónomo, siempre aparecen miedos. Lo más positivo es haber recuperado la ilusión que había perdido».

Fotos

Vídeos