La instalación de cinco ascensores en el perímetro del Viejo Coso saldrá a exposición pública

Plaza del Viejo Coso de Valladolid, en cuya parte posterior se instalarían los ascensores. /HENAR SASTRE
Plaza del Viejo Coso de Valladolid, en cuya parte posterior se instalarían los ascensores. / HENAR SASTRE

El Ayuntamiento justifica la reforma por la accesibilidad, mientras que la Junta informó a favor en octubre pasado

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El proyecto para instalar cinco ascensores en el perímetro exterior de la plaza del Viejo Coso de Valladolid saldrá en los próximos días a exposición pública para que, tanto vecinos como entidades, puedan conocer el mismo o alegar.

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento aprobó el jueves 4 de enero esta reforma de un Bien de Interés de Cultural (BIC) que supondrá, según la Memoria Técnica aprobada el pasado mes de noviembre, «una modificación de los huecos existentes, incluso de apertura de nuevos huecos», con el fin de resolver la conexión entre el volumen edificado y lo construido actualmente.

La instalación de los ascensores en el inmueble Plaza del Viejo Coso será en el patio posterior al mismo, que da a los portales 2 al 7, de tal modo que se levantarán cinco volúmenes independientes.

El objetivo de la intervención, solicitada por el administrador de la Comunidad de Propietarios del 1 al 8, es facilitar el acceso de las 30 familias que residen en los cinco portales.

Esta reforma se tramitó inicialmente mediante un Estudio de Detalle, dado que el edificio se encuentra catalogado dentro del Plan Especial del Casco Histórico(PECH) de Valladolid de 1997. Por ello, ha sido precisa, la autorización de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, que el pasado 16 de octubre informó favorablemente.

Entiende este órgano que se produjo «un error en el informe técnico de mayo del 2015» respecto a que la instalación de ascensores no determinaba la necesidad de modificaciones del planeamiento.

Informes anteriores

Sin embargo, la colocación de los elevadores fue rechazada en diciembre del 2012 por el técnico de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid, «por invadir el espacio del entorno protegido del edificio».

También, un año después, la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta emitió otro informe desfavorable, de fecha 13 de noviembre 2013, por entender que todos los ascensores estarían «en un espacio protegido donde alteran los valores arquitectónicos y paisajísticos del BIC (Palacio Fabio Nelli)», una de cuyas partes linda al Coso.

Los técnicos municipales han considerado ahora que se pueden instalar las cajas de los ascensores en el interior de los patios comunitario, a través de uno de los cuales se puede acceder incluso al garaje de tres plantas que es ocupado por 112 vehículos, también residentes en el edificio que da a la calle San Quirce.

No se autorizan los ascensores para los portales 1 y 8 ya que las cajas de escaleras serían visibles desde la calle San Ignacio. Los autorizados tienen la posibilidad de instalarse en la fachada posterior del Coso donde se encuentran los patios vecinales.

Precisamente ayer, algunos de los residentes expresaron su sorpresa y malestar por este proyecto ya que «ni el administrador de la comunidad nos ha informado del mismo». Hace dos semanas, se reunió a los propietarios para debatir la petición de instalar en el patio una chimenea de extracción de humos hasta el tejado, circunstancia que no fue autorizada al dueño del local.

Los vecinos cuestionan la colocación de las estructuras para los ascensores, porque se verían a escasos metros de sus pisos. Pese a ello, la aprobación del Ayuntamiento fija que la misma no puede superar el alero del conocido como Octágono.

Tanto la rehabilitación de la plaza del Viejo Coso, como este edificio moderno, se realizaron por la constructora Bu Bi, que quebró en el año 1982. Según los vecinos, fue la antigua Caja Provincial la que se encargó de financiar la conclusión de las obras.

'Fundamentalismo' en la conservación

El edil de Urbanismo, Manuel Saravia, defendió ayer esta intervención alegando que supone una mejora de la calidad de vida de los residentes en este inmueble, algo que también resalta el informe técnico municipal.

Para Saravia, no se puede ser «fundamentalista» en materia urbanística. «¿Es mejor que no estén ocupados esos edificios o se prefiere que los residentes tengan que subir a pie, pudiendo instalar ascensores sin que se quiebre la imagen del conjunto? No se puede ser fundamentalista de la conservación histórica. Y la Comisión de Patrimonio así lo ha considerado».

Para el edil, que insistió en que cualquier vecino podrá alegar respecto al proyecto, es «enormemente llamativo que el PP, Ciudadanos y Jesús Presencio no apoyasen en la Comisión de Urbanismo este proyecto. No dieron ninguna razón, porque no podían dar ningún argumento medianamente defendible».

El jueves, Pilar Vicente, portavoz de Ciudadanos en el Consistorio, criticó "las aberraciones" que se están haciendo con los ascensores exteriores en Valladolid, poniendo como ejemplo las instalaciones en las calles San José o Gabilondo.

El también teniente alcalde insistió en que las estructuras de los ascensores, colocadas en la parte posterior del edificio del Viejo Coso, en modo alguno van afectar al conjunto histórico del mismo.

"En cualquier caso, el periodo de exposición pública que ahora se abre servirá para subsanar los posibles defectos que pudieran detectarse", remarcó Manuel Saravia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos