Un incendio en una nave de transportes provoca daños superiores a 100.000 euros

Intervención de los bomberos en la nave de transportes para apagar las llamas que quedaron por la madera y el cartón. /HENAR SASTRE
Intervención de los bomberos en la nave de transportes para apagar las llamas que quedaron por la madera y el cartón. / HENAR SASTRE

La rápida intervención de los bomberos evitó que se extendiera a otras parcelas, aunque se destrozaron tres camiones con tableros y cartónM

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Podría haber sido de una magnitud mayor, pero la rápida intervención de prácticamente todos los efectivos que estaban de guardia en el Cuerpo de Bomberos de Valladolid evitó que las llamas se propagasen a otras parcelas del polígono de San Cristóbal. Y es que el fuego se originó de madrugada, pasadas las 4:30 del domingo, una hora en la que la actividad del polígono era nula. El incendio se produjo en el aparcamiento de una nave de transportes, situada en la calle Cobalto 57, y prendió con celeridad entre el material que tenían los remolques de tres camiones, provocando el temor a que pudieran alcanzar a varios depósitos de combustible de Repsol.

El aviso a los bomberos fue dado desde las centrales de alarma y seguridad de dos naves, y por la Policía. El fuego comenzó en un camión que contenía cartones para huevos, que estaba previsto que se trasladasen esta semana a una granja de Olmedo. Este material ardió rápidamente, e hizo que al estar la carga pegada a otros dos vehículos estacionados en paralelo, éstos comenzasen a arder por los tableros de la empresa Tafisa que contenían en el interior de los otros dos camiones.

El fuego afectó a tres cabezas tractoras, con sus correspondientes remolques, a los que se sumó otro más aparcado sin cabina.

Seguimiento por el móvil

El propietario de la empresa Transportes Del Olmo, pudo ver de madrugada en directo cómo se desarrollaba el fuego los primeros minutos, gracias al sistema de vídeo vigilancia que tiene instalado.

«La alarma saltó y me despertó, y por medio del teléfono móvil pude ver cómo estaba ardiendo uno de los camiones. Avisamos a los conductores y nos fuimos rápidamente hasta allí. Nos hemos tirado toda la noche intranquilos viendo cómo actuaban los bomberos tratando de evitar que se extendieran las llamas. Gracias a ellos...», explicó Jesús del Olmo.

El hecho de que se dispusieran de las llaves de otros camiones que estaban también aparcados (casi una decena con su correspondientes cargas para salir esta semana) facilitó que se movieran para evitar que las llamas les alcanzasen. Durante el incendio, al que acudieron casi una treinta de efectivos de los bomberos, se registraron pequeñas explosiones por los neumáticos, aunque se llegó a temer que alcanzase a los depósitos de los camiones.

«Menos mal que ha estado lloviendo toda la madrugada y eso ha evitado riesgos mayores, como que el fuego pudiera haber alcanzado la nave de al lado, que se dedica a fabricar bolsas de papel», explicó Del Olmo, que junto a los chóferes observaban pasada la una de la tarde cómo se removía el material que se quemaba lentamente.

Integrantes del Grupo de Policía Científica acudieron a primera hora de ayer al lugar para tomar datos que permitan aclarar cuál fue el origen de este incendio.

A la espera de que los peritos de las compañías de seguros hagan las valoraciones, se estima que solo por los vehículos y remolques dañados, sin calcular las cargas, el valor supere los 100.000 euros. Los restos del material incendiado se depositaron en contenedores para llevarlos a una planta de residuos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos