Los hosteleros de Valladolid piden pagar las terrazas cuando se instalen y no todo el año

Clientes disfrutan de sus consumiciones en una terraza de la Plaza Mayor./Gabriel Villamil
Clientes disfrutan de sus consumiciones en una terraza de la Plaza Mayor. / Gabriel Villamil

Solicitan la ampliación del horario, el uso de mobiliario con publicidad en el centro e instalaciones al otro lado de la calzada

J. Asua
J. ASUA

La Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería solicita, en sus alegaciones a la ordenanza de terrazas, que se recoja la posibilidad de pagar la instalación únicamente durante el periodo en el que esté en servicio y no una tasa anual como hasta ahora. La entidad, que el pasado 8 de mayo registró sus propuestas a través del buzón digital de Ayuntamiento, circunstancia por la que el Consistorio ha tardado en tener constancia de las propuestas, considera que muchos establecimientos solo colocan las mesas y sillas en época de primavera-verano y por ello reclaman que se establezcan modalidades de funcionamiento –mensual, trimestral o semestral o anual– para pagar una tasa acorde con el tiempo de ocupación del espacio público. En 2017, las arcas locales ingresaron 919.296 euros (derechos reconocidos netos) por la actividad de 1.017 terrazas.

Además, los asociados reclaman una ampliación en el horario de funcionamiento, desde las 9:00 hasta las 1:30 horas de lunes a miércoles y los fines de semana, incluido el jueves, hasta las dos y media de la madrugada.

Respecto a los veladores situados en calles del casco histórico, el texto presentado por la Concejalía de Urbanismo sigue prohibiendo utilizar mobiliario que contenga publicidad. Los hosteleros señalan que este tipo de elementos con referencias comerciales «discretas» suponen una minoración directa en los costes de actividad para el empresario y «no repercuten negativamente en la imagen que se da de los municipios». Instan, además, a que en el centro sea el empresario el que elija el modelo y material de la terraza, «acordes siempre con el entorno y previa autorización municipal». «De esta forma se aportaría variedad y contraste, rompiendo la monotonía de la uniformidad», según argumentan.

Mayor libertad

En la misma línea, quieren acabar con las rigideces de la ordenación de los espacios autorizados para la terraza, de manera que sea el establecimiento el que pueda determinar la distribución de los elementos siempre que no supongan obstáculos para los viandantes que circulan fuera de estos recintos hosteleros de exterior.

La asociación propone a Urbanismo también la posibilidad, ahora prohibida, de instalar terrazas al otro lado de la calzada en el caso de los locales que no cuentan con espacio frente a su fachada. Consideran que son casos excepcionales y que deberían ser estudiados para dar la posibilidad a esos negocios de que puedan ofrecer ese servicio a sus clientes. En el escrito presentado la pasada semana, la entidad se queja de la «excesiva rigurosidad» a la hora de aplicar el régimen sancionador de la norma y por ello insta a los responsables municipales a una «mayor laxitud, compresión con la situación actual y criterio, que el simplemente recaudador» a la hora de establecer las multas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos