Los hijos de la desaparecida Lourdes Sierra desmienten su localización

Crisitan, el hijo de Lourdes Sierra, conversa con un policía nacional durante la batida del sábado. / J. S.

La familia deja su búsqueda en manos de la Policía

J. S. Valladolid

Lourdes Sierra Mesa, la vecina de Delicias de 57 años que desapareció a media tarde del pasado viernes, continúa desaparecida y sus familiares reconocen que a día de hoy carecen de pistas fiables para «dar con su paradero». Tanto es así que los hijos y el marido de la celadora del Río Hortega han renunciado a seguir peinando la capital y dejan en manos de la Policía Nacional, ante la que denunciaron su ausencia el sábado por la mañana, las labores de búsqueda, en principio, fuera de la provincia.

«La única pista fiable que recibimos nosotros y los agentes fue que mi madre pudo haber pasado la noche del viernes al sábado en Palencia; pero la información nos llegó con doce horas de retraso y para cuando llegamos ya no había ni rastro de ella y allí le perdimos la pista», explicó ayer Cristian, uno de los tres hijos de la mujer desaparecida, quien quiso desmentir las informaciones contradictorias que circulan desde el sábado por las redes sociales y que apuntan, por un lado, a que está ­localizada –no es así– y, por otro, a que han hablado con ella ­–tampoco–.

Lourdes Sierra Mesa.

Una batida infructuosa

Lo único cierto, al menos al cierre de esta edición, es que Lourdes Sierra Mesa continúa en paradero desconocido y que sus familiares carecen de «medios para buscarla fuera de Valladolid». Eso después de que ellos mismos, con la colaboración de más de medio centenar de voluntarios, llevaran a cabo el pasado sábado sendas batidas en el entorno de la carretera de Rueda, entre el hotel Lasa Sport y Puente Duero, sin hallar rastro alguno de la vecina del Paseo del Arco de Ladrillo, que el viernes por la tarde acudió con normalidad a su puesto de trabajo de celadora en el Río Hortega, pero que en torno a las seis de la tarde salió de su domicilio dejando una escueta nota en la que le explicaba a su marido que simplemente había salido a dar un paseo. Fue la última vez que la vieron. Las pistas que condujeron a sus allegados al entorno de Covaresa y del citado hotel resultaron ser falsas y lo único que sí se supo es que en la misma noche del viernes se había desplazado a la capital palentina y que allí había pagado en metálico una habitación de hotel. Solo llevaba encima su bolso, al parecer con dinero, y se dejó en su casa el teléfono.

«Ahora solo podemos confiar en que la Policía Nacional la encuentre y también apelamos a la colaboración ciudadana para intentar localizar sana y salva a mi madre», reiteró ayer el hijo de Lourdes Sierra.

Fotos

Vídeos