Hacienda embarga el club Jamaica

El club Jamaica, ubicado en San Miguel del Pino (Valladolid)./Gabriel Villamil
El club Jamaica, ubicado en San Miguel del Pino (Valladolid). / Gabriel Villamil

La Agencia Tributaria valora los bienes del interior del inmueble en 402.843,64 euros e incluye el mobiliario y el derecho de cesión del arrendamiento

M. J. Pascual
M. J. PASCUAL

El club Jamaica ubicado en San Miguel del Pino (Valladolid) saldrá a subasta pública en enero. La Delegación de la Agencia Tributaria de Valladolid ha puesto en marcha un procedimiento de embargo de establecimiento mercantil por una deuda por impago de impuestos superior a los 2,3 millones de euros, según se recoge en la lista de morosos correspondiente a 2017 hecha pública por la propia Administración.

En ese listado de 4.549 contribuyentes morosos, que son defraudadores de una cuantía total de tributos que asciende a 15.400 millones de euros aparece, en medio de personajes célebres como el exbanquero Mario Conde, una discreta empresa vallisoletana: Vibalfa SL (Vibalf, como figura en otros asientos), la sociedad limitada que está detrás del negocio del Jamaica desde hace más de dos décadas.

Esta empresa está inscrita en el Registro Mercantil de Valladolid desde el año 1994 dentro de la actividad económica de «hoteles y alojamientos similares», en concreto, «pensiones y casas de huéspedes» y su objeto social es la «explotación de hoteles, hostales, moteles». El capital social está en el tramo de 1.000 a 3.000 euros, con una cantidad de empleados de entre 11 y 50 y un importe de ventas de entre 750.001 y 1.500.000 euros.

El club, ubicado en el kilómetro 145 de la carretera de Burgos a Portugal (autovía de Castilla, A-62), será subastado el 25 de enero en el salón de actos de la Delegación de la Agencia Tributaria. Sale con un tipo de 402.843,64 euros (el mismo valor que le da Hacienda al establecimiento) y el importe del depósito que se fija para la puja es de 89.568,72 euros. En la subasta de embargo se incluyen todos los enseres y bienes del local, desde las botellas del bar hasta la caja fuerte, los equipos de luz y sonido y las camas. No estaría incluido el propio edificio, que es propiedad de una familia de Tordesillas. También está incorporado el derecho de cesión del contrato de arrendamiento, que data de 2001 y finaliza el 30 de junio de 2018. Según la información hecha pública por la AEAT, no consta que el club de alterne tenga cargas hipotecarias.

Mientras tanto, la página web del establecimiento sigue abierta, ofreciendo sus servicios de «compañía» y «discreción». Este periódico se puso en contacto ayer con responsables del negocio, que declinaron hacer valoraciones sobre el procedimiento de embargo puesto en marcha por Hacienda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos