'Guindi' continúa su cosecha de premios con el concurso de cortes de Olmedo

Concurso de cortes de Olmedo. / CRUZ CATALINA

Uno de los caballos resultó herido este sábado por una cornada durante la celebración del encierro campero

CRUZ CATALINAOLMEDO

Los vecinos de Olmedo enfilaron este sábado la recta final de sus celebraciones festivas en honor a San Miguel y San Jerónimo con una apretada agenda de festejos taurinos. El primero fue el multitudinario encierro campero al estilo de la villa, donde uno de los bravos propinó una cornada a uno de los caballos participantes, cuyo jinete es uno de los copropietarios de la empresa riojana de organización de festejos taurinos Toropasión, Miguel Ángel Pérez, quien no sufrió ningún daño. Además, hubo una caída por agotamiento, y ya no se levantó, de uno de los cuatro novillos, una vez iniciado el recorrido urbano que conduce por el paseo de San Juan hacia el coso olmedano. Finalizado el encierro, se soltó un novillo de prueba en el coso.

El segundo festejo, ya por la tarde y con algo más de media entrada, fue el concurso de cortes, quiebros y saltos, en el que los doce especialistas participantes (entre los cuales había dos locales: Roberto González y Jonathan Núñez) se las tuvieron que entender con cuatro novillos utreros bien presentados, nobles y bravos, dos de procedencia Núñez del Cuvillo de la ganadería de Benjumea (actualmente propiedad del diestro Alejandro Talavante) y dos de la ganadería charra de Antonio Palla Vicente, los denominados ‘jandillas salmantinos’, que se prestaron bien al juego y engaños de los especialistas en tres grupos de cuatro cortadores.

Los finalistas fueron Eusebio Sacristán ‘Use’, Óliver García, Jorge Gómez y Pablo Martín ‘Guindi’, quien se alzó con el primer premio.

Antes de la entrega de premios, la asociación de amigos de los Encierros de Olmedo reconoció la trayectoria de Julio Herrero como corredor y recortador de toros.

La tercera y última cita taurina fue, al filo de la medianoche, otro animado encierro urbano por el recorrido de costumbre a cuyo término se soltó un novillo de prueba en la plaza de toros.

La jornada sabatina se completó con una sesión de baile infantil amenizada por la ‘discomóvil’ Yomi en los patios de la Merced, varios partidos de exhibición de pelota a mano con jugadores aficionados y profesionales en el frontón del polideportivo Lope de Vega, otra sesión de baile en la carpa de la plaza de Santa María y, ya entrada la madrugada, una verbena popular que estuvo amenizada por la orquesta gallega Graffiti.

Fotos

Vídeos