El grupo inversor ATH reabre un hotel en Medina del Campo y dos en Tordesillas

Exterior del hotel La Mota, en Medina, que abrirá en breve. / P.G.

El mítico La Mota está a punto de cerrar la plantilla para empezar a dar servicio, mientras que El Real de Castilla y el Pozo de la Nieve ya atienden al público en la Villa del Tratado

PATRICIA GONZÁLEZ y MÓNICA MUÑOZValladolid

Por su legado histórico, su situación geográfica y vías de comunicación, sus innumerables Fiestas de Interés Turístico Nacional e Internacional, por la peculiaridad de muchos de sus festejos, únicos en la península y, sobre todo, por ser una de las provincias referente en materia enoturística, Valladolid se conforma como una de las principales áreas de captación de empresas hoteleras que han visto una oportunidad única de inversión esta zona, que año a año recibe más turistas atraídos por sus paisajes, cultura del vino y una gastronomía que combina las técnicas tradicionales con las últimas innovaciones en materia culinaria.

El Pozo de la Nieve, en Tordesillas, mantendrá el nombre solo para el restaurante.. / El Norte

Un claro ejemplo de este empuje es la reapertura en la provincia de tres hoteles, dos en Tordesillas (ya en funcionamiento) y una próxima puesta en marcha del mítico Hotel La Mota de Medina del Campo. El grupo inversor es ATH que, además de estos tres establecimientos, ya regenta con éxito uno en la Ribera del Duero y otro en la Plaza de España de Valladolid. En total, esta empresa, que centra su actividad en Andalucía y en Extremadura, generará alrededor de 70 puestos de trabajo.

En Tordesillas, el mismo grupo acaba de hacerse cargo de los dos hoteles que cerraron en octubre del año pasado. Se trata del Real de Castilla y de Pozo de la Nieve. ATH Hoteles, que ha inaugurado este mismo mes los dos establecimientos con el nombre Complejo Real de Castilla, mientras que mantiene el nombre de Pozo de la Nieve para el restaurante, cafetería y salón de eventos, cuenta con una plantilla de unas 20 personas y conserva las 50 habitaciones de los dos establecimientos.

Como novedad, el director general y CEO de ATH, Manuel Clavero, adelanta que ofrecerán servicio de organización de eventos gracias a la colaboración que han sellado con la familia Rodríguez, de El Hueco. Clavero sostiene que estos dos hoteles son «una buena oportunidad de negocio» dado que Tordesillas es un lugar muy atractivo para el turismo. «Es un destino turístico muy importante por su cultura, patrimonio, historia, gastronomía y esperamos poder ayudar a promocionar la localidad», destaca.

El director general de la firma hotelera explica que les queda mucho trabajo por hacer estos meses, tanto de promoción como de comercialización para que el complejo se consolide, y agradece la buena disposición y recibimiento tanto del Ayuntamiento de Tordesillas como de los vecinos y clientes en esta etapa inicial.

La elección de Tordesillas para aumentar la presencia de la compañía de la provincia no ha sido aleatoria. El municipio es un referente en turismo que gana pernoctaciones año tras año. Buena parte de este aumento responde a las iniciativas turísticas del municipio y del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT), promotores de recreaciones históricas como el ‘Día de la Reina Juana I’ o la celebración del Mercado Medieval. Las cifras reflejan el tirón del sector en la localidad. El año pasado se cerró el ejercicio con el récord de 53.000 visitantes, el 29% mayor que en 2015. Según la estadística de la Oficina de Turismo, los españoles copan el número de visitantes con el 81,6%. La mayor parte de ellos procede de Madrid, Andalucía y Castilla y León, mientras que respecto al turismo extranjero, el pasado año llegaron visitantes de 69 países, entre ellos, con mayor representación, Francia, Portugal y Holanda, muy seguidos de Reino Unido.

Deudas y gestión sospechosa de la dirección anterior

Tanto Real de Castilla como Pozo de la Nieve cerraron sus puertas el 31 de octubre de 2016 después de que la empresa gestora dejara de pagar cuatro meses de renta por los inmuebles y varias nóminas pendientes con los trabajadores. Los empleados sospechaban que el grupo inversor Evilon XIII actuaba siempre de la misma forma. «Su modus operandi es hacerse cargo de hoteles durante los meses más turísticos, lograr beneficios y dejar de pagar la renta y a sus trabajadores», denunciaron antes del cierre definitivo. Tanto trabajadores como el propietario del local se sorprendieron por la decisión del cierre, dado que ambos hoteles funcionaban muy bien.

Fotos

Vídeos