La gestión del agua en Valladolid ya es pública

Nueva sede de Aquavall, en el número 10 de la calle Muro. /H. SASTRE
Nueva sede de Aquavall, en el número 10 de la calle Muro. / H. SASTRE

Aquavall amuebla su sede en la calle Muro para gestionar los contratos de 122.696 abonados

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

Mañana, sábado, 1 de julio a las 00:00 horas. Ese será el momento del relevo. El Ayuntamiento de capital, a través de la entidad pública empresarial Aquavall, asumirá esa medianoche la gestión directa del servicio de agua de la ciudad, después de veinte años en manos de la empresa externa Aguas de Valladolid, filial de Aguas de Barcelona (Aquona) . La Administración Local remata esta semana los detalles para que nada falle y los 122.696 abonados (una población de 350.000 personas atendidas) no perciban en sus casas o en sus negocios ninguna distorsión en el servicio. El nuevo gerente, Pedro Luis Arroyo, subraya que la parte técnica, las operaciones de abastecimiento, saneamiento y depuración, están garantizadas. El agua saldrá del grifo sin problema y con la misma calidad cuando ustedes se levanten en la primera jornada del fin de semana, según asegura su nuevo responsable. «Técnicamente no hay nada nuevo, las plantas siguen funcionando igual, con la misma plantilla y hay una inercia de trabajo que hará que no se note el cambio», recalca Arroyo. El próximo sábado se suministrarán 56.475 metros cúbicos de media para asegurar un consumo por persona, que en este momento se sitúa en 161 litros al día, según los datos facilitados. Arroyo aclara que el personal de guardia en las estaciones de abastecimiento y depuración será el mismo que cualquier otro fin de semana, aunque la dirección estará atenta a cualquier incidencia, algo que no se espera, únicamente por prevención.

Otro asunto será la parte administrativa y de atención al cliente. Aquavall trabaja contrarreloj para poner en marcha la maquinaria en la sede donde se ubicará el corazón de la nueva compañía pública. El Consistorio ha elegido un local de la antigua Tesorería de la Seguridad Social, en el número 10 de la calle Muro, para recibir a sus clientes. Estas oficinas, con dos plantas –la baja destinada a la atención y la superior de carácter administrativo–, se sitúan a escasos veinte metros de la actual sede de Aguas de Valladolid, una enclave que seguirá abierto al público hasta mediados de agosto, ya que la concesionaria ha facturado el segundo trimestre del año (hasta el 30 de junio) y los recibos emitidos seguirán llegando a los domicilios con el logo de esta empresa, con lo que está obligada a seguir operativa para solucionar cualquier tipo de reclamación o aclaración.

Aquavall cobrará ya los consumos devengados a partir del 1 de julio. El precio del líquido elemento se mantendrá congelado lo que resta de este año, aunque en los estudios previos se estima un posible incremento de 0,971% a sumar al IPC anual a partir del 1 de enero de 2018 con el objetivo de garantizar las inversiones necesarias en la red. Sin embargo, la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, ha aclarado que esa decisión aún no es firme.

Desde el sábado las llamadas al teléfono de averías – 900 353088, el mismo que tenía la concesionaria– serán atendidas por la nueva entidad pública empresarial y ese día se activará un nuevo teléfono gratuito 900 de atención al cliente para que dé servicio de lunes a viernes. También el 1 de julio estará activa la nueva web con toda la información –www.aquavall.es– y una cuenta de Twitter para informar de las incidencias y servicios de la empresa en tiempo real.

Aquavall, que ha iniciado su actividad gracias a un contrato de crédito de seis millones de euros (sobre un presupuesto de 14) para tener caja hasta que se cobren los primeros recibos, ya tiene cerrados los contratos básicos para la prestación del servicio. Quedan pequeños flecos, pero no afectan al funcionamiento de la compañía, según aclara Arroyo, quien hoy espera iniciar la instalación del sistema informático en la sede de Muro y que remata la recepción de toda la flota de vehículos necesaria para la prestación, en total 41 entre camiones cisterna, grúas, furgonetas y turismos.

La plantilla, «muy tranquila»

A tres días del cambio en la gestión, la plantilla, hoy de Aguas de Valladolid y el sábado de Aquavall, está «muy tranquila», según asegura el presidente del comité de empresa, Gregorio García. Los 171 trabajadores con los que contará la compañía pública ya han firmado el documento de subrogación. «Hay cierta expectación, porque todos los cambios generan, en un principio, cierta incertidumbre, pero creemos que las cosas van a ir bien, porque es el mismo equipo técnico y la misma forma de trabajar», asegura García. En esos documentos ya se deja claro que la jornada será de 37 horas y media semanales (ahora es de 35) y que sus plazas tendrán que salir a concurso en un plazo máximo de tres años. Sin embargo, los empleados confían en las garantías que les ha ofrecido el Ayuntamiento de que únicamente saldrán los puestos del personal que se jubile, ya que en este momento la tasa de reposición en el sector público está muy limitada y en el Ayuntamiento hay interinidades que se arrastran desde hace veinte años.

La previsión de la nueva empresa municipal es facturar al año cerca de 30 millones de euros, de los que 18,9 se van en gastos de explotación –6,4 de ellos para pagar a la plantilla– y el resto serán beneficios. La idea del Ayuntamiento es que esos diez millones de euros se destinen íntegramente a la renovación de las redes de abastecimiento, saneamiento y depuración, cuya edad media es muy alta, lo que está provocando continuos reventones a lo largo y ancho de la ciudad . Los informes municipales estiman que la malla de tuberías necesita al menos 178 millones de euros en los próximos quince años.

El Ayuntamiento culmina el sábado un largo y tortuoso proceso para la remunicipalización del agua. A las reticencias de la empresa a la hora de facilitar datos básicos de la concesión y el rechazo de la oposición, se ha sumado una ofensiva judicial contra este proceso por parte de Aguas de Valladolid, el Ministerio de Hacienda y la CVE. Hasta ahora, los jueces ha rechazado suspenderlo cautelarmente, como solicitaban los dos primeros, pero queda por resolver el fondo del asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos