Los franciscanos recrean la ciudad de Belén al más mínimo detalle

El Padre Bernardino coloca una figura del belén de la Parroquia de San Francisco de Asís. /GABRIEL VILLAMIL
El Padre Bernardino coloca una figura del belén de la Parroquia de San Francisco de Asís. / GABRIEL VILLAMIL

El nacimiento popular de la Parroquia de San Francisco de Asís estará disponible al público hasta el próximo 7 de enero

L. A. VALLADOLID

La Asociación 'Amigos del Belén' de la Parroquia de San Francisco de Asís, en el barrio de Las Delicias, ha montado ya su tradicional belén. Siguiendo la línea del año pasado, han optado por un belén popular en el que se recrea con todo detalle la ciudad palestina, dejando atrás los monumentales y artísticos edificios representativos que ofrecían los belenes artísticos montados en pasadas ediciones.

Montado a base de poliespan, espuma y pintura, los miembros de esta Asociación llevan trabajando con empeño e ilusión desde el mes de octubre. La sencillez, armonía y dedicación son las señas de identidad de un belén que brilla, un año más, con luz propia.

La colocación de las montañas que se divisan en lontananza con sus conjuntos de casas iluminadas y adecuadamente distribuidas; los ramales del río que atraviesan el pueblo con su correspondiente circulación del agua; los puentes románicos; las plazas con sus faroles y fuentes; la magnífica cascada situada en los montículos; los campos que adornan y engalanan el pequeño pueblo; los pastorcitos con sus rebaños y, sobre todo, la perfecta, muy trabajada y estudiada iluminación que se pone de manifiesto en su contemplación.

Pero lo más singular del belén de este año es el portal. «Queremos que todo el que venga a la iglesia vea el nacimiento. Por eso está colocado de tal manera que se ve desde cualquier sitio», comenta el padre de la Parroquia de San Francisco de Asís, Fray Bernardino Román.

El Belén, inaugurado el pasado 17 de diciembre, estará disponible al público hasta el próximo 7 de enero. Su horario de visita es de 08:00 a 09:30 horas y de 18:30 a 21:00 de lunes a viernes, y los domingos estará abierto a lo largo de toda la mañana. «Pero aunque esté cerrado, que llamen cuando quieran que yo les abro», asegura el Padre Bernardino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos