La Fiscalía eleva a ocho años la petición de cárcel para el dueño del bar Midas

La Fiscalía eleva a ocho años la petición de cárcel para el dueño del bar Midas

La policía registró el local en junio de 2016 y halló 35 gramos de coca ocultos en una cafetera antigua

EL NORTEValladolid

La Fiscalía de Valladolid ha elevado de siete a ocho años de prisión la petición de condena para el propietario del bar Midas, el dominicano Manuel Alberto E.C, en cuyo local la policía halló un total de 35 gramos de cocaína ocultos dentro de una cafetera antigua.

El hostelero se ha sentado en el mismo banquillo que ocupó el día anterior y ante el mismo tribunal, la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Provincial, en los dos casos acusado de traficar con drogas desde su establecimiento, en la causa iniciada el lunes y que proseguirá hasta el viernes por hechos ocurridos en 2015 -le piden diez años de cárcel- y en el presente procedimiento con motivo de la inspección policial realizada el 28 de junio de 2016.

Ese día, a raíz de las denuncias anónimas recibidas por el Grupo Octavo de la Policía Nacional de Valladolid, especializado en el tráfico de drogas al 'menudeo', efectivos policiales presenciaron cómo un individuo accedió al bar del procesado, sito en la calle Embajadores, a pocos metros de la Comisaría de la calle Gerona, y salió pocos minutos después con evidentes muestras de nerviosismo.

Los agentes optaron por no interceptar al presunto comprador de sustancia y prefirieron entrar en el local e inspeccionar sus instalaciones. En ambos servicios hallaron recortes circulares, en la papelera y en el suelo, alguno con restos de cocaína, y acto seguido, tras la barra del bar, localizaron 35 gramos de la misma sustancia ocultos en una vieja cafetera.

El procesado, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha alegado que la mercancía era para su propio consumo, ya que por aquel entonces consumía entre uno y dos gramos diarios. En concreto, el hostelero sostiene que la droga se la vendió un cliente que se disponía a viajar a Londres y pretendía deshacerse de ella, ante lo cual Manuel Alberto, como así asegura, pagó a su proveedor con 480 euros y un par de copas.

El importe de lo desembolsado no concuerda con las estimaciones que la policía hace del valor de la droga, que eleva a 2.000 euros, si bien el acusado mantiene que la mercancía era de muy baja calidad.

Pese a sus explicaciones, el fiscal ha decidido elevar de siete a ocho la petición de condena para el hostelero, junto con el pago de una multa de 6.000 euros, por un delito contra la salud pública, con las agravantes de reincidencia -en 2009 fue condenado a nueve años por tráfico de drogas- y establecimiento abierto al público.

Fotos

Vídeos