Octubre Polar: «La Ley del Ruido lo que limita es la búsqueda de locales en los que dar conciertos»

Los cinco componentes actuales de Octubre Polar: Guillermo sentado delante y tras él, de izquierda a derecha, Rubén, Pablo, Miguel y Martín.
Los cinco componentes actuales de Octubre Polar: Guillermo sentado delante y tras él, de izquierda a derecha, Rubén, Pablo, Miguel y Martín. / R. Otazo

El grupo vallisoletano surgido hace unos años en el festival del Sonorama actuará en la Plaza Mayor como preludio a Los Planetas

Clara Rodríguez Miguélez
CLARA RODRÍGUEZ MIGUÉLEZ Valladolid

Los cinco componentes de Octubre Polar lo dejan claro desde antes de empezar: «somos diferentes, pero la esencia sigue igual», canta Guille, o Muci, al despuntar 'Huracán', el primer sencillo de su trabajo 'Luces'. Adioses y nuevos fichajes componen ahora al grupo de indie-pop, que actúa el día 8 de septiembre frente al ayuntamiento como telonero de Los Planetas. Guille 'Muci' pone la voz y Martín Leal esgrime las baquetas en la batería, mientras que Miguel Lorenzo se posiciona al teclado y Rubén Martínez y Pablo 'Pelanas' se ocupan de los coros y respectivamente tocan bajo y guitarra.

Indie, pop, rock... ¿cómo definiríais el estilo de vuestras canciones?

– Hacemos pop, pero entendemos que el pop (referido a música popular) puede englobar una pizca de rock, una pizca de indie… Además hay que tener en cuenta que en este momento el término indie se usa de más, ahora todo es indie. Para nosotros es más una actitud que un tipo de música. Si por indie se entiende música independiente, sí que somos un grupo así.

­– Para aquellos que no conozcan a Octubre Polar, ¿podríais hablar un poco de vuestra trayectoria?

– Rubén: El grupo surge en el Sonorama, en octubre de 2011, de ahí la primera parte del nombre, y empezamos Martín, Guille y yo con otros dos, Natalia y Manu. Hicimos nuestras primeras grabaciones gracias a Pablo, al que conocimos en los scouts. Nos grabó nuestra primera maqueta, nos gustó y al poco tiempo acabó en el grupo. Pasó un año y Manu, el bajista, se fue, de manera que para sustituirle llegó Samuel. Con esa formación ya grabamos nuestro primer disco, fuimos al Fonorama y empezamos a dar más conciertos. Tras dos años así, llegó el verano fatídico del 2015 en el que una serie de catástrofes casi hace que Octubre Polar desaparezca: Samu, el bajista, se fue a estudiar y trabajar en Madrid, Natalia quiso cantar en solitario, yo me lesioné y los restantes se vieron de repente con muchas bajas. Cada uno tenía su vida y ahí se complicó. Después de ese verano nos supimos volver a juntar los que seguíamos con ganas, añadimos a Miguel al piano, yo me pasé de la guitarra al bajo y a partir de ahí grabamos el LP de 'Luces', con el que vamos a despedir en la Plaza Mayor.

– Guille: Estamos en nuestro mejor momento, a partir de 2015 hemos empezado a funcionar como grupo y hemos puesto en práctica todo lo aprendido.

¿Cómo os habéis sentido al tocar en el Sonorama una vez más, después de forjaros allí?

– Increíble, tocamos este año y el pasado y ya ha sido como tocar en casa.

Pero en 2011 estabais entre el público.

– Rubén: Como público llevamos yendo toda la vida, al menos Guille, Pablo y yo. En 2011, allí mismo, le dije a Guille 'Oye, ¿por qué no hacemos un grupo?'

– Pablo: Como quien dice 'vamos a tomarnos unas cañas' (risas). Hace cuatro años fuimos también de público al festival del Sonorama, aunque estuvimos tocando en las bodegas, pero vamos, llevamos las guitarras allí como unos más, por la fiesta y de manera improvisada.

– Martín: Yo, la verdad, no era muy del Sonorama y ahora le he cogido el gusto.

¿Con qué compagináis el grupo cada uno?

– Guille: Nuestra manera de compaginar las cosas consiste en ensayar a horas intempestivas, esto es así. Tarde por la noche, a la hora de comer...

¿Habéis tenido algún encontronazo con la ‘Ley del Ruido’? ¿Qué os parece esta medida?

– En los ensayos es inexistente esa posibilidad gracias al sistema de locales, pero fuera no hemos tenido gran problema. Salvo un concierto en Laguna, en el que había que acabar a las once y para esa hora allí seguíamos tocando. Eso sí, a la hora de buscar salas para tocar es una medida que limita mucho: al final te encuentras siempre en Porta Caeli y poco más, de hecho allí presentamos el disco. Ahora que estamos presentando la maqueta de Luces notamos cierta mejora, parece que hay algo más de movimiento, pero por ejemplo apenas hay locales para dar conciertos con batería. Hacer un concierto en eléctrico es muy complicado. El cambio de alcalde se ha notado en que hay algún bar más que organiza conciertos, como el Backstage, Kerala o el Kafka, pero aún queda mucha mejora posible.

La música joven se mueve en gran medida tocando en bares. ¿Os gusta más este formato, optáis por conciertos en salas o preferís tocar al aire libre?

– Al aire libre mola mucho, aunque también gusta tocar en sala. Cambia mucho también. Cada opción tiene su encanto y sobre todo su momento, porque tocar al aire libre tiene que ser en verano, pero hace que la música sea más accesible para todo el mundo, y sin embargo una sala tiene también su punto. Hacer que se llene la sala es un reto. En cuanto a bares, nosotros mismos nos estrenamos en el Borsalino y aunque era pequeño estaba a reventar. En los bares el ambiente es muy cercano.

El grupo posa en su local de ensayo, rodeado de sus instrumentos. / R. Otazo

Ganar el concurso Demo Express del año pasado os supuso el trampolín a la Plaza Mayor, ¿cuáles son vuestras sensaciones de cara a tocar en las fiestas de la ciudad?

– Tenemos muchas ganas de que llegue. Lo que decíamos antes, creemos que estamos en nuestro mejor momento, porque ya estamos muy rodados y queremos ir con todo. Queremos acceder a todo ese nuevo público a mayores, que puede escuchar a Octubre Polar en la plaza Mayor y conocernos o empezar a escuchar nuestras canciones. Y bueno, luego el placer de actuar como teloneros de Los Planetas. Actuar en la Plaza Mayor es increíble. Hemos visto conciertos allí de pequeños y de jóvenes, y nunca piensas que te vas a ver ahí tocando. Es 'el escenario' de la ciudad.

Octubre Polar... ¿en septiembre resulta lo suficientemente gélido? ¿De dónde surgió la segunda parte del nombre?

– Les vamos a dejar helados, petrificados, estupefactos (risas). Nuestro nombre viene de varias cosas, pero la razón principal de la añadidura de 'polar' era que existíamos como grupo gracias a que nos conocimos en el grupo scout de 'Ácrux', que es el nombre de la estrella contraria a la Estrella Polar, y ésta segunda nos sonaba mejor, pero nos gustaba que hiciera referencia a ello.

Formáis un grupo que se ha criado aquí, ¿cuál es para vosotros el mayor atractivo de Valladolid?

– Rubén: El Pisuerga, el pabellón (risas). Es que nos gusta mucho el baloncesto.

– Pablo: No bueno, yo para vender la ciudad diría que la gastronomía. La ciudad es bastante bonita, aunque hay zonas y zonas, pero el casco histórico es muy bonito.

– Guille: Al final siempre encuentras algo que ver, en comparación con otras ciudades. Es verdad que nosotros estamos muy acostumbrados a ver edificios como el de la Antigua, el Teatro Calderón, San Pablo, pero hay muchas cosas de valor.

– Martín: A mí me parece una ciudad muy cómoda en la que vivir o para visitar.

¿Qué cualidades diríais que reúne el público vallisoletano en general?

– Martín: Muy duro, de hecho, la empresa El Corte Inglés prueba todos sus productos en Valladolid para medir su aceptación, y eso es por algo.

– Guille: En general Castilla, pero sobre todo Valladolid como ciudad, sigue una especie de patrón en el que, si le gustas, establece una cierta fidelidad y acude a verte. Pero como no le gustes, estás condenado. Es parte del carácter vallisoletano, no tanto seco como sincero. A nosotros nos ha costado, pero sentimos buena acogida en Valladolid.

¿Quiénes son vuestros referentes musicales? ¿Hay algún gusto común entre vosotros?

– Somos un poco variopintos en ese sentido, a raíz de pasar tiempo juntos sí que hemos llegado a tener grupos en común que nos enseñábamos o hemos visto juntos en el Sonorama, pero en principio somos muy diferentes y se juntan tendencias musicales muy distintas. Podemos hablar de gustos como Lori Meyers, Los Planetas, el metalcore de Architects, Sidonie, Sum 41, Iván Ferreiro, Grises e incluso referentes de música clásica, pero a veces son individuales y otras compartidos.

Imaginad que tenéis que convencer a alguien de que vaya a vuestro concierto mediante vuestra propia música. De entre vuestras canciones, ¿cuál destacaríais como indispensable?

– Ahora mismo, 'Huracán'. Nos gusta la letra y dentro de lo que hemos hecho es la canción que tiene más pegada y es más cañera, la que más se acerca al sonido que queremos tener.

¿Tenéis relación con algún otro grupo musical local o habéis pensado en colaborar con alguno?

– En la gira que hemos hecho ahora con 'Luces' nos ha tocado tirar de ello, Martín tuvo un accidente de moto y había fechas cerradas, así que tuvimos que decidir si cancelábamos o tirábamos para adelante con otra persona. Llamamos a otros baterías de Valladolid (en concreto a Harold de las Heras y a 'Pichu', Álvaro García Sanz) y no nos ha salido mal, la verdad.

¿Qué otros proyectos estáis preparando ahora?

– En principio, cerramos la gira de presentación de 'Luces' con el concierto que dimos en el Summer End Festival en Simancas y con nuestra actuación en la Plaza Mayor, pero no podemos desvelar mucho más. Tenemos pendiente la grabación que ganamos con el Premio del Demo Express y luego ya a largo plazo queremos grabar un segundo disco, que sería el primero con esta formación. De momento, vamos a ir con todo a la Plaza Mayor.

Fotos

Vídeos