Fuego y silbidos valencianos para la última noche

Henar Sastre

El último espectáculo pirotécnico de estas fiestas se caracterizó por su estilo «tradicional» y su final, compuesto por roncadoras

Laura Van Hoeylandt González
LAURA VAN HOEYLANDT GONZÁLEZ

Se acerca el fin de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo, no obstante, eso no significa que se deje de disfrutar de ellas como el primer día. De hecho, anoche, para concluir el día grande de la patrona, no podían faltar los tradicionales fuegos artificiales y los miles de espectadores.

Más información

Como broche final, la empresa encargada del espectáculo disparó tres bombardeos con coloridas roncadoras, más conocidas por sus característicos silbidos. De esta manera concluye la semana de exhibiciones pirotécnicas, que dejaron a sus espectadores, pequeños y mayores, boquiabiertos a diario. Esta última, al igual que las dos primeras jornadas, estaba organizada por una empresa valenciana. Así lo concretó el propio encargado mientras ultimaba los detalles del cableado: «La sede social está en Sabadell, pero tenemos la planta de producción en Valencia; nosotros somos valencianos. Además, aunque hay parte de los explosivos que sí que los fabricamos por nuestra cuenta, también importamos parte de China».

El encargado describió el espectáculo como «tradicional», compuesto por «series de secuencias digitales». Concretamente, «una serie de golpes al principio del castillo, todas acompañadas con candelería. El propio castillo se compone de conjuntos de distintos calibres». Mientras la procesión tenía lugar en el centro de Valladolid, en el paraje del Caño Hondo la empresa Pirotecnia Gironina llevaba horas trabajando con un equipo de seis personas, que colocaban contrarreloj cada herramienta para asegurarse de que nada se salía de lugar y poder ejecutar así una exhibición correcta y sin sorpresas; o al menos, sin sorpresas para ellos.

Fotos

Vídeos