David Otero: «Dejar El Pescao fue una decisión más por comodidad»

El cantautor David Otero /El Norte
El cantautor David Otero / El Norte

El cantautor madrileño actúa el domingo 3 en la Plaza Mayor

LORENA LANDÁZURI Valladolid

-Primero fue El canto del loco y ahora una de sus canciones lleva por título ‘Loco de amor’. Parece que la locura es una compañera imprescindible para usted.

Yo creo que siempre hay que tener un punto de loco-cuerdo. A veces me gusta sentir que las cosas no circulan por los cauces naturales de la vida y dejarme llevar un poquito por alguna locura pero no del todo.

-En el videoclip de ‘Micromagia’, a través de la mirada de una niña nos recuerda que no hay que perder ese toque de inocencia e imaginación. ¿Se puede crecer sin dejar de ser un niño?

De eso hablo habitualmente con mi hija, que tiene 10 años. Yo creo que es algo que anhelamos todos, que nos hubiera encantado que nos sucediese. Por eso existe el cuento de Peter Pan, sigue habiendo adultos como yo a los que nos gusta ver dibujos animados, jugar con videojuegos… Pero luego, en realidad no nos queda otra que crecer. Aunque esa especie de ancla al pasado se nos queda un poco a muchos de nosotros.

-«Pasaron 12 horas sin parar de reír, no estaba en mis planes perder el control». ¿Cuántas cosas pueden pasar en su vida en 12 horas?

Pues de todo. En 12 horas te puede dar un vuelco la vida, por eso siempre hay que disfrutar de cada momento, nunca sabes lo que te va a pasar en un rato, así que soy de los que piensa que hay que disfrutar de la vida en cada paso.

-En el tema ‘Me voy’ habla del desamor, de irse “con poco que perder y muchas ganas de llorar”. Alguien que parece haberse ido ha sido su seudónimo El Pescao. ¿Qué le llevó a tomar esa decisión?

La verdad es que dejar El Pescao entre comillas ha sido una decisión más por comodidad y por sentirse a gusto conmigo mismo que por otra cosa. Es como cuando te queda pequeño un jersey, de repente sientes la necesidad de ponerte algo con lo que estés cómodo, con lo que te sientas cien por cien a gusto para todo. Al final este trabajo tiene mucho de denominaciones y tu propio nombre es algo que marca mucho tu forma de sentirte contigo mismo. Creo que en mi caso, ha sido un buen cambio.

-En ‘David y Goliat’ abandona el pop por unos minutos y se pasa al rap para hacer toda una llamada de atención; «Me gustan los de abajo, a los de arriba no les creo», o «me aburre estar pendiente de toda la política, pero no hay más remedio porque necesita crítica». ¿Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia o esconde algo de autobiográfico?

Es una canción cien por cien autobiográfica. Goliat es un poco el mundo en muchos aspectos, desde cómo nos tenemos que plantar ante la vida a con quién estamos jugando en esta realidad, no solo a nivel personal sino a nivel estructural, de sociedad. Creo que muchas veces nos enfrentamos a gigantes y en el pasaje de David y Goliat se explica que al fin y al cabo, podemos acabar con esos gigantes.

-Quizá el tema más pasional del disco sea ‘Me enciende’. En este caso le pregunto por el público ¿Cuál le ha encendido más en lo que lleva de gira?

Pues la verdad es que cada público expresa de una manera distinta. Hay públicos que a priori son más fríos, pero que luego sientes que les llega más el calor de tu música que a otros que de primeras son más ruidosos y sin embargo calan menos. Depende, cada lugar tiene una forma de expresar distinta y yo me quedo con todas. Siempre van a escucharte con el corazón abierto, con ganas de pasárselo bien y al final es con lo que te quedas.

-Hay algo que ha hecho ‘Una vez más’, casarse. ¿Cómo recuerda ese día?

Pues fue un día muy feliz. Fue un momento de juntar a mucha gente que quiero, de unir muchos corazones en un mismo lugar y de disfrutar muchísimo.

-‘Bestias’ alude a un amor más instintivo, más cálido, dice «me está debilitando el calor». Le pregunto por el amor a la música. ¿Puede llegar a debilitar?

Pues sí, pero la debilidad a veces tiene grandes recompensas si las sabes fortalecer de nuevo. Creo que la vulnerabilidad a veces también es preciosa, es un lugar del que se pueden sacar grandes historias, sobre todo los que hacemos música vamos a bucear allí y por eso hay muchos artistas que se ponen tanta careta. Por ejemplo yo con el seudónimo El Pescao. Porque a veces somos tan vulnerables que nos tenemos que ocultar tras algo para protegernos. En lo vulnerable hay mucha belleza.

-«Antes de que vuelvas a llover, déjame que te levante (...) porque tú eres como el sol, yo como el aire». Es parte del estribillo de ‘Aire’. En su día a día ¿qué o quiénes son para usted ese aire?

A mí me gusta ser el aire en mi día a día. Me gusta ser el que agita mis proyectos, el que está constantemente buscando, creando...Aunque a veces también estoy en calma, no tiene que ser todo agitación.

-Después de unas cuantas canciones en las que pide abrir el corazón, ahora va y pide abrir también la mente en el tema ‘Abre tu mente’. Hay quien pensará que es usted muy exigente.

La verdad es que soy muy exigente. A veces me juzgo demasiado, cosa que no me gusta. En ocasiones me tengo que pedir perdón, respetarme y quererme un poco más y no exigirme tanto.

-«Cansado de vivir en la huida, de no escucharme en cada canción». Es parte del tema ‘Regreso’. Esta cuestión se nos va un poco del asunto pero, hay quienes aún sueñan con un regreso, el de El Canto del Loco ¿Es una puerta cerrada o una opción real?

Pues ninguna de las dos. No es una opción real porque no nos lo estamos planteando ahora mismo ni una puerta cerrada porque tampoco sabemos si volveremos o no. Así que esa pregunta sigue siendo una incógnita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos