El Norte de Castilla

Fiestas de Valladolid

Ritmo, ritmo, ritmo

  • El dj César Valenti y la Máxima Pucela Dance llenaron la Plaza Mayor

Quienes no dominan esto del ritmo, o de los nuevos ritmos, lo que sonó en la noche del sábado en la Plaza Mayor tuvo poco que ver con la música. Bueno, quizá si pensaran que a sus padres lo que hacía Pink Floyd tampoco se lo parecía encontrarían alguna explicación. Es lo que hay.

El caso es que miles de jóvenes se dieron cita con la Máxima Pucela Dance 2016, erizando el lugar de brazos en movimiento y oleadas de manos que palpitaban con los altavoces al ritmo de las estrellas de la noche: los dj de Máxima FM junto con el madrileño dj Nano. Graves desbocados, ritmos enloquecidos, mesas de mezclas colapsadas, locura espacial...

Y más ritmo, y una Plaza Mayor bailando, o moviéndose, o dislocándose. Que cada cual califique el asunto como mejor le parezca. Locura y paroxismo controlado. Diversión por los poros.

Y cuando dj César Valenti, con el que ni la salud puede, se puso a comandar el espectáculo el clímax se volvió un diente de sierra que una y otra vez se reproducía, incansable, eterno, imperecedero. Y con él, a la entusiasta audiencia ya no le faltó de nada: gogós masculinos y femeninos, ataviados ellos con diminutos ‘slips’ de cuero y ellas con escuetos atuendos de cabaret que bailaban en el escenario y en cuatro plataformas elevadas rodeando al Conde Ansúrez, mientras los protagonistas de la fiestas guiaban los mandos.