El Norte de Castilla

Fiestas de Valladolid

Entre vasijas y jarrones durante la feria

vídeo

Puesto de la Feria de Cerámica y Alfarería / G. Villamil

  • La Feria de Cerámica y Alfarería ofrece 77 puestos procedentes de toda la península, seis de ellos de Portugal

Ceramistas y alfareros han invadido el paseo central del Campo Grande. Lo han llenado de coloridos jarrones y vasijas, grandes fuentes o bandejas y modernas lámparas y relojes. Su objetivo, hacer llegar a los pucelanos los productos de este arte milenario que, con sumo cuidado, utiliza la acción del calor para moldear la arcilla y otros materiales. La Feria de Cerámica y Alfarería de Valladolid inició ayer su actividad con un total de 77 puestos llegados de varios puntos de la península, entre ellos Portugal, que cuenta con seis espacios.

Fotos

  • XXXVIII Feria de Cerámica y Alfarería de Valladolid

Como en un horno de los que se utilizan para fabricar los productos se tienen que sentir estos artesanos. «Estaría bien que bajara la temperatura para que viniera más gente», declaró Manuel Vinagre, alfarero de Badajoz, que a pesar del calor considera que «la zona es muy buena, en pleno centro de la ciudad». El pacense vino por primera vez hace 14 años y actualmente lleva sus productos por todas las ferias similares de España.

No todo son jarrones o platos de porcelana. La cerámica se utiliza para cosas muy diversas, como un macetero o una lámpara, pasando por infinidad de elementos de decoración. Frente al tradicionalismo, otros prefieren realizar su trabajo de manera más creativa. Un ejemplo es la vallisoletana Laura Castrillo, que recuerda que en años anteriores «los puestos llegaban hasta la estatua de Colón». Un lugar atractivo ya que según Laura, la zona se llena de gente sobre las 19:00 horas. «En los últimos años se vende menos por la crisis, veremos que tal este», sentencia la pucelana, y reconoce que muchos de sus paisanos acuden debido a que el evento, que permanecerá hasta el domingo 11, es bien conocido en la ciudad.