El Norte de Castilla

Fiestas de Valladolid
Integrantes de La Maravillosa Orquesta del Alcohol.
Integrantes de La Maravillosa Orquesta del Alcohol. / EL NORTE

«Tenemos mil ganas de Valladolid»

  • David Ruiz, cantante y compositor de La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.)

Acordeón, banjo, mandolina y saxofón son algunos de los instrumentos que, junto a la voz rasgada de David Ruiz, hacen inconfundible el sonido de La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.). El septeto burgalés ya ha dejado un halo de frescura en fiestas y festivales de media españa con su gira 'La Primavera del Invierno', con la que además ha consolidado su identidad como grupo. Valladolid es su próxima parada.

- 'La primavera del Invierno', el título de vuestro segundo álbum, es muy revelador. ¿Le cantáis al optimismo?

-Cantamos a muchas cosas de forma indirecta, todo lo que nos pasa cala en nosotros como personas y eso lo trasladamos a la música. No queremos dejar un poso de falsa esperanza de «me estoy cayendo pero todo va bien», como en la película. Lo que queremos transmitir es que, sabiendo que nos estamos cayendo, tenemos que intentar aferrarnos a lo que podamos. Ese es el mensaje que hemos querido dar con ese título y con el disco en general

-Recientemente has publicado un poemario: 'Nubes Negras'. Y es que algunos de tus fans te consideran, además de vocalista, poeta.

-Yo no me considero poeta, simplemente me gusta hacer canciones y me gusta escribir pero lo demás que me consideren no me quita el sueño

-¿Y qué hay de la importancia de la poesía en vuestra música?

-La poesía tiene mucha importancia, pero la misma que puede tener la música, el cine, la literatura o lo que te cuenta la panadera de tu barrio. Es una parte más de la cultura y del oficio de hacer canciones, a la música hay que ponerle una letra y es muy importante conocer recursos y explorar diferentes maneras de escribir y darle tu propio estilo, por eso la poesía es muy importante en cualquier música en la que haya una letra.

-Vuestra gira finaliza en octubre ¿Cuáles son vuestros planes para después?

-Vamos a desaparecer de los escenarios una temporada, queremos hacer un parón. Tampoco vamos a desvelar lo que va a pasar porque estamos centrados en acabar la gira y editar el disco en directo que se va a grabar en los conciertos de Madrid. Cuando acabe eso queremos desaparecer para descansar, no quemar a la gente y crear expectativas.

-¿Tenéis pensado sacar un disco a corto plazo?

-Vamos a sacar el disco en directo antes de que acabe el año, en diciembre. Pero un disco de estudio a corto plazo no, porque vamos a hacer el parón.

-«Nómadas sin ciudad, cansados de esperar, mira a la carretera, ves los días pasar». Es una canción de vuestro primer álbum sobre el camino recorrido y el camino por recorrer. ¿Cuántos kilómetros ha hecho La M.O.D.A. después de escribir esa canción?

-Es imposible calcularlos, en los cinco años que llevamos funcionando habremos hecho unos 300 conciertos, sobre todo desde octubre de 2013, a raíz del primer disco. Son casi tres años seguidos dando conciertos.

-¿Y cómo lo lleváis?

-Bueno, la carretera y la furgoneta es una parte del oficio de ser música, y tiene sus riesgos, como hemos visto con lo que les ha pasado a los chicos de Supersubmarina... y es una putada, pero en todas las profesiones hay riesgos y en otras mucho mayores. Nosotros lo llevamos bien porque no nos queda otra, básicamente, porque lo que quieres es tocar delante de cuanta más gente mejor y en cuantos más sitios mejor, y si para eso hay que hacer kilómetros pues se hacen.

-Empezasteis por pequeños bares y después de actuar en festivales como el BBK, el Arenal Sound o el Santander Music, cerráis este verano en las fiestas de una ciudad ¿Con qué os quedáis?

-Nos hacemos a todo tipo de escenarios, estamos acostumbrados a tocar en la calle, en bares, en salas, que nos encanta porque es el sitio natural de un concierto y donde se suele escuchar mejor... Y los festivales y las fiestas también son la hostia. A nosotros al fnal lo que nos gusta< es tocar, cada escenario tiene su punto y hay que saber estar en todos ellos.

-No es la primera vez que venís a Valladolid.

-No, con la salida de este disco hicimos un acústico en la calle Pintaderas, hemos tocado un par de veces en el LAVA y también en la sala My Way. Y por la provincia también nos hemos movido: Serrada, Medina, Villalar... hemos ido un montón de veces.

-¿Y qué tal os ha recibido el público de la ciudad en otras ocasiones?

-Encontramos muy buena acogida en Valladolid, y lo que sí que se nota es que hay gente de Burgos allí estudiando o trabajando. En general en cualquier escenario nos sentimos como como en casa, quizá nos está costando entrar más en el sur, ya que por la lejanía tenemos menos oportunidades de dar conciertos. Pero en Valladolid, como en muchos sitios, hemos flipado siempre que hemos tocado allí, ha venido bastante gente y hemos coincidido con un montón de bandas, es una ciudad con muy buen ambiente musical, la verdad es que me da envidia en ese sentido.

-¿Os podréis quitar en Valladolid la espinita de no haber podido tocar en las fiestas de Burgos, vuestra ciudad?

-Va a ser diferente, porque cada ciudad tiene lo suyo. Tampoco tenemos ninguna espinita por no haber tocado en Burgos por que llevábamos cinco años seguidos y no queremos ser pesados. Pero de Valladolid tenemos mil ganas, nunca hemos tocado en fiestas y creemos que es una muy buena oportunidad para que nos conozca un público que hasta ahora nos conocía.