Los festejos se despiden de la provincia

Cerca de doscientos caballistas participaron en el encierro campero de Olmedo./C. C.
Cerca de doscientos caballistas participaron en el encierro campero de Olmedo. / C. C.

Los encierros y las comidas de peñas protagonizaron las fiestas de Olmedo, Íscar o Mojados

C. CATALINA/ M. G. MARBÁNValladolid

El encierro de Olmedo, la paella solidaria de Íscar, el festival de Mojados, la clase de toreo en Mayorga y el buen ambiente de Villagarcía fueron protagonistas del último gran fin de semana de fiestas en la provincia, con celebraciones en varios municipios y un amplio abanico de oferta para disfrutar de verbenas y los festejos taurinos.

En Olmedo, los vecinos y peñistas despidieron las fiestas patronales en honor a San Miguel y San Jerónimo desde el mirador del Hontanar y con la vista puesta en el cielo, que se llenó del arte pirotécnico de la sesión de fuegos artificiales. Un espacio privilegiado desde el que también se han podido seguir los cuatro encierros camperos celebrados durante estos días. El último comenzó pasadas las 11:00 horas con el disparo de una bomba que anunciaba el inicio de la suelta desde los corrales de la dehesa. Cuatro toros de procedencia Núñez del Cuvillo de la ganadería de Benjumea (actualmente propiedad del diestro Alejandro Talavante)y los seis habituales cabestros de pelaje salinero de la ganadería vallisoletana Cantoblanco fueron conducidos por el recorrido campestre bajo la dirección de campo de Manuel Ferrero Valle y su equipo de especialistas, arropados por más de doscientos caballistas. Bravos y mansos llegaron por su propio pie hasta la plaza de toros, aunque no lo hicieron de forma compacta, como era de desear, sino, como en los días precedentes, de uno en uno, en intervalos de tiempo no muy distanciados, lo que hizo que jinetes, corredores y las muchas personas apostadas en las zonas de vallado disfrutaran durante más tiempo de la suelta. A primera hora de la tarde, en medio de un animando vermú, integrantes de la Asociación de Bailes de Salón se marcaron unos pasos de bachata, pasodoble y merengue en la carpa de la plaza de Santa María. La jornada continuó a las 18:00 horas con un festival taurino sin picadores, en la plaza de toros, en el que se lidiaron cuatro novillos para el rejoneador burgalés Oscar Borjas y la torera malagueña Mari Paz Vega.

En Mojados llegaron al ecuador de sus fiestas patronales de la Virgen del Rosario, con la misa y el tradicional desfile hasta la plaza de toros. En el encierro (13:15 horas) se soltaron varios novillos de la ganadería vallisoletana propiedad de Luis Antonio Rodríguez ‘Taru’. Por la tarde, el coso albergó una novillada con picadores en la que se lidiaron seis novillos de procedencia Juan Pedro Domecq de la ganadería pacense Torregrande para el vallisoletano Ricardo Maldonado, el iscariense Darío Domínguez y el francés Yannis Djenibla ‘El Adoureño’. La jornada se completó con un encierro urbano nocturno, a las 23:00 horas, la suelta de novillos de prueba, y ya pasada la medianoche, un concierto del grupo Desplomaos en la carpa de la plaza de San Juan.

En Íscar llegaron al final de sus fiestas pequeñas, en honor a San Miguel Arcángel, con el concierto que ofreció el grupo Canigans, formado por jóvenes de Íscar, Megeces y Pedrajas de San Esteban, en el marco de la paella solidaria organizada por la Asociación de Comerciantes a beneficio del taller ocupacional. También hubo encierro y vermú musical.

Villagarcía de Campos vivió la jornada más importante de sus fiestas con la celebración de la misa y procesión en honor a la Virgen del Rosario, que contó con la presencia de la corporación municipal y de alcaldes de la comarca. Por la tarde hubo hinchables, una parrillada popular y discomovida. Hoy, en el último día de las fiestas, se celebrará una misa por los difuntos, a la que seguirá la popular carrera de cinta.

Mayorga celebró por la tarde en su plaza de toros una clase práctica de los alumnos de la Escuela Taurina de Medina de Rioseco. Seis alumnos se atrevieron delante de dos becerras para poner en práctica verónicas, chicuelinas, naturales o derechazos con la gran ilusión de hacer un día realidad su sueño. La clase taurina puso fin al programa de las fiestas de Santo Toribio.

Robladillo rindió, en el marco de sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Rosario, conocida como ‘la Tomatera’, un emotivo homenaje a sus alcaldes democráticos. Allí estuvieron Jaime Gallego (1975-1979), Joaquín Martín (1983-1987), Conrado Giralda (1987-1989), Ernesto Gómez (1999-2007) y el actual alcalde, José Luis Rodríguez Colomo, quien lleva en el gobierno desde 2007.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos