La falta de encuentros negociadores tensa otra vez el conflicto laboral en Auvasa

Viajeros en una parada de Auvasa del paseo de Zorrilla. /G. VILLAMIL
Viajeros en una parada de Auvasa del paseo de Zorrilla. / G. VILLAMIL

La empresa desiste en el juzgado del pleito colectivo por los descansos de 30 minutos

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

La falta de negociación entre la dirección de Autobuses Urbanos de Valladolid S. A. y los sindicatos con representación en el Comité de empresa, está generando crispación en una parte de la plantilla, que teme que a comienzos del 2018 Auvasa comience a aplicar el nuevo calendario de trabajo con la jornada partida.

Las diferencias en esta materia dieron lugar a una convocatoria de huelga durante las Ferias de la Virgen de San Lorenzo, unos paros parciales que fueron desconvocados tras el acuerdo de última hora que suscribieron CSIF, CTA y UGT.

En el mismo se recogen once puntos encaminados a elaborar los calendarios de trabajo del 2018. Unos criterios que debían de servir tanto para los turnos continuos de los conductores (son actualmente la mayoría de 7 a 15 horas y de 15 a 23), como para los de jornadas partidas.

La dirección aceptó también mantener el sistema de trabajo de tríos de los chóferes asignados a cada vehículo (en total serán 86), y asumió un reparto homogéneo en los calendarios de las mañanas y tardes. También se acordó que cada conductor trabajase al año una horquilla de entre 22 y 24 domingos, para poder conciliar mejor descansos.

Tregua provisional

Sin embargo, esta tregua provisional ha comenzado a preocupar a los representantes de los trabajadores, que censuran que desde septiembre no se hayan producido encuentros con la dirección para concretar todos estos aspectos antes de enero del 2018.

Desde el único sindicato que se opuso, Comisiones Obreras, se insiste en que por ahora la empresa no ha demostrado su intención de avanzar. «Desde el mes de septiembre no nos han vuelto a convocar a ninguna reunión. La mesa negociadora de estos aspectos está convocada por el comité», explicó José Luis Bustelo, expresidente del Comité por Comisiones Obreras.

Aunque los representantes sindicales han instado a reunirse, el presidente de Auvasa, el concejal Luis Vélez, dijo que «todavía había tiempo para acordar los calendarios de trabajo antes de diciembre. La empresa está trabajando en elaborarlos, para luego analizarlos con los representantes sindicales. En cualquier caso, los calendarios los hace la dirección y queda un mes para entregarlos a los representantes».

El edil de Seguridad matizó que para la aplicación de la jornada partida «no hay acuerdo, y será el Consejo de Convenios de la Junta de Castilla y León, el que deberá de resolver este aspecto. Confío en que entendimiento con la jornada partida, y hasta que no se apruebe aplicaríamos los calendarios del 2018».

Los representantes de Comisiones Obreras se autoexcluyeron de la firma del acuerdo de septiembre, por considerar que la empresa había modificado algunas de las ofertas que había hecho el día anterior, y que se comunicaron a la asamblea de trabajadores celebrada en la noche del 31 de agosto.

«La gente está muy quemada porque empieza a cuestionar lo que se firmó entonces», añadió Bustelo, que recordó que algunos conductores están cumpliendo con su jornada «pero no con la buena disposición que se pedía. Muchos compañeros no se creen que lo que se firmó se cumplirá».

La empresa desiste del pleito por los descansos

El servicio jurídico de Auvasa comunicó ayer, jueves, a los representantes sindicales su renuncia al conflicto colectivo planteado en el Juzgado de lo Social 2 de Valladolid, y cuyo objetivo era acumular en un mismo órgano jurisdiccional las 340 demandas de conductores, que reclaman el abono de los 30 minutos de descanso de cinco años (2011-2016).

Tras una sentencia del TSJ, confirmada luego por el Supremo en 2016, la empresa está obligada a conceder a los conductores una pausa de media hora en cada jornada de ocho por motivos de seguridad vial.

Hasta el pronunciamiento de los tribunales, este descanso no había sido ni reconocido ni aplicado, por lo que los chóferes solicitan ahora una compensación con carácter retroactivo. La cuantía económica global acumulada por todos los conductores supera los 2,5 millones de euros.

La semana pasada la jueza de lo Juzgado Social 2 celebró la vista oral por la petición de la empresa. Ahora, antes de la sentencia, Auvasa ha renunciado al pleito y ha llegado a un acuerdo con los cuatro sindicatos para aceptar los criterios compensatorios que se determinen en la sentencia de la primera demanda activada, que se celebrará en el Juzgado de lo Social 4.

Según explicaron fuentes de la asesoría del sindicato CTA, "el juez deberá ahora resolver desde qué día se empiezan a computar los descansos de 30 minutos, la indemnización a abonar, el módulo indemnizatorio a partir de la base reguladora, o del salario base, o si se excluye la parte proporcional de las pagas extras".

Otro de los criterios que deberán aclararse en este primer fallo judicial será cuántos días acumulados serán los que se reconozcan, y si tal y como pretende la dirección de Auvasa, ha de descontarse el tiempo del llamado refrigerio que en su día se compensó económicamente en otro convenio colectivo. Este plus fue incorporado al salario base y, según Auvasa, debería de restarse su importe de la compensación por los 30 minutos.

Fotos

Vídeos