El exmilitar salvadoreño acusado de la matanza de jesuitas en El Salvador, en prisión provisional

Inocente Montano en Boston en 2013./DOMINICK REUTER-EFE
Inocente Montano en Boston en 2013. / DOMINICK REUTER-EFE

La defensa de Inocente Montano ha obtenido el aplazamiento de su declaración ante la Audiencia Nacional; tenía que haberse celebrado hoy pero será el próximo lunes

El Norte
EL NORTEValladolid

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha enviado a prisión provisional al coronel y exviceministro de Seguridad Pública de El Salvador Inocente Orlando Montano al concluir que «participó activamente en la decisión y diseño del asesinato» de cinco sacerdotes jesuitas españoles, entre ellos dos vallisoletanos, en aquel país el 16 de noviembre de 1989, entre los que estaban los vallisoletanos Segundo Montes e Ignacio Martín Baró.

Así lo ha decidido en un auto el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 después de que el coronel salvadoreño, de 74 años, haya sido extraditado por las autoridades de Estados Unidos. Aunque debía comparecer esta mañana en la Audiencia Nacional, su defensa ha pedido un aplazamiento para poder estudiar mejor el caso, a lo que el magistrado ha accedido hasta el próximo lunes a las 11:30 horas.

Más información

La defensa ha solicitado al juez que hasta entonces el acusado, que ha llegado a la Audiencia Nacional en silla de ruedas, fuese trasladado a un centro hospitalario por su delicado estado de salud y su avanzada edad, según han informado fuentes jurídicas. Sin embargo, tanto la Fiscalía como la acusación particular que ejercen las familias de los jesuitas han pedido el ingreso en prisión provisional.

Evidente riesgo de fuga

Finalmente, García Castellón ha acordado el ingreso en prisión provisional de Montano al considerar que existe un «evidente riesgo de fuga». El coronel está acusado en España de cinco delitos de asesinatos terroristas y crímenes de lesa humanidad.

Para el juez, en la causa hay «motivos bastantes para creer responsable criminalmente del delito» al coronel salvadoreño. «Se concluye que Inocente Orlando Montano participó activamente en la decisión y diseño del asesinato de los españoles y sacerdotes jesuitas de la Universidad Centro Americana 'José Simeón Cañas' (UCA) de El Salvador Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes Mozo, Amando López Quintana y Juan Ramón Moreno Pardo», afirma.

El 16 de noviembre de 1989 fueron asesinados los cinco jesuitas españoles además del salvadoreño Joaquín López, la asistenta Elba Ramos y la hija de ésta, Celina, de 15 años. Sin embargo, la Audiencia Nacional sólo juzgará el asesinato de los cinco primeros debido a la reforma que limitó el principio de justicia universal.

Por este caso están acusados una docena de militares salvadoreños cuya extradición ha sido reclamada por España, si bien la Corte Suprema de su país ha rechazado su entrega. El único que de momento podrá ser juzgado en España es el coronel Montano porque estaba cumpliendo una condena de 21 meses de prisión en Carolina del Norte (Estados Unidos) por fraude y perjurio.

Líder de La Tanona

García Castellón destaca en su auto que en el momento de la matanza de los jesuitas Montano era viceministro y «uno de los líderes de La Tandona, asociación de 20 oficiales, reconocida internacionalmente por ser un grupo cerrado de militares que ocupaban todas las posiciones claves del ejército y el gobierno salvadoreños, con ambiciones comunes, y temida por anteponer sus intereses y los de sus miembros a los intereses del gobierno o de la propia institución militar».

Además de sus cargos en el ejército y el gobierno salvadoreños, el juez remarca que el acusado «tenía a su cargo Radio Cuscatlán, emisora oficial del Estado desde el 11 de noviembre de 1989 que difundió, días antes de los asesinatos, amenazas de muerte contra el rector de la UCA, Ignacio Ellacuría y los jesuitas de esa universidad, a los que se acusaba de ser terroristas y 'cerebro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional'».

«Con motivo de la ofensiva del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, Inocente Orlando Montano participó en las reuniones celebradas a lo largo del día 15 de noviembre de 1989» con los mandos militares y altos funcionarios del gobierno en las que «se adoptaron medidas urgentes como el asesinato de civiles de gran relevancia intelectual y política», explica el juez.

Según el auto, el coronel Montano estuvo presente, «junto a otros oficiales, cuando el coronel Emilio Poce da la orden al coronel Guillermo Alfredo Benavides de asesinar concretamente al padre Ignacio Ellacuría y asegurarse de no dejar testigos y hacer uso para llevar a cabo tal asesinato del comando del Batallón Atlacatl, destacado en San Salvador desde el 13 de noviembre de 1989».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos