Los estudiantes de Bachillerato piden que se piense en el futuro

Delegados de Bachillerato presentan sus reclamaciones ante la prensa. /Rodrigo Jiménez
Delegados de Bachillerato presentan sus reclamaciones ante la prensa. / Rodrigo Jiménez

Asumen que no hay tiempo para realizar grandes cambios en la EBAU de este año, pero reclaman que no se perpetúe la injusticia

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Son jóvenes pero tienen la mirada larga y profunda. Con un punto de utopía. Y eso los ‘rebeldiza’, porque no comprenden que se perpetúe una injusticia manifiesta mientras los partidos políticos viven empecinados en el corto plazo. «No vamos a conseguir nada para nosotros», asumen, «pero es un paso que hay que dar».

No hace ni una semana que la consejera de Educación de Extremadura, Esther Gutiérrez, despachó la cuestión de la EBAU única con un «es un problema de Castilla y León, no nacional» y un clarificador «en Extremadura nunca ha habido problemas con las pruebas de acceso a la Universidad». Ayer, los delegados de Bachillerato de cuarenta centros de toda la provincia de Valladolid demostraron que sí lo es. «Tenemos apoyos de estudiantes de Madrid, País Vasco, Asturias o Andalucía, que nos han transmitido que se están interesando por esto. No hay un apoyo institucional, pero sí de estudiantes que impulsamos este movimiento», explicaba Isabel García, del Lourdes, que aspira a entrar en Medicina «o hacer un doble grado».

Su reivindicación busca equidad. «Hablamos de educación, no queremos que se reduzca el nivel educativo de ninguna comunidad», respondieron cuando se les preguntó si buscaban que su examen fuera más asequible. «Cuanto menor sea el nivel de nuestra educación, peor será nuestro futuro», apostillaba con lógica aplastante Andrea de la Fuente, de las Teresianas, que se debate entre las Bellas Artes o un doble grado de Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Asombrados por la repercusión de este movimiento «apolítico» para el que no quieren siglas ni banderas más allá de las de los propios estudiantes, tratan de compatibilizar sus agendas de exámenes con un maratón de reuniones. Se han dividido en dos grupos. Unos se entrevistaron con el socialista Luis Tudanca y atendieron a la prensa. Otros se citaron con el consejero de Educación.

Y sí, tienen 17 años.

«Nos hemos reunido con Luis Tudanca y dos procuradores más y nos han transmitido su apoyo a la causa a nivel regional por una EBAU única. Nos han dicho que a nivel nacional lo hablarán, aunque es un tema muy complicado», decía José Félix Velasco, también de Teresianas, que aún no ha decidido qué grado elegirá, aunque en su momento optó por la rama de Ciencias.

«Debemos pensar en las generaciones venideras», advierten los representantes de cuarenta institutos vallisoletanos

Asentían a su lado María Campa, del IES Delicias -«estoy entre Bellas Artes o Arqueología»- y Raúl Villegas, de Parquesol, que tiene claro que hará Sociología en la Universidad de Salamanca. David Calleja, alumno de San José, donde ofrecieron su rueda de prensa, tiene en mente Ingeniería Mecánica o el doble grado de Estadística e Informática de la Universidad de Valladolid, una opción con solo quince plazas que exige una nota media sobrehumana. Razón de más para que le preocupe una EBAU más justa. «Sabemos que nuestra prueba puede ser más o menos dura, pero que también hay comunidades que pueden tener asignaturas más duras que las nuestras, por eso creemos que una EBAU única merece la pena», aseveran. Incluso van más allá cuando consideran que puede llegar a ser beneficiosa para aquellas comunidades que tienen peores resultados en las evaluaciones internacionales como Pisa. Si saben que hay una prueba final con un determinado nivel, harán todo lo posible para alcanzar ese nivel, vienen a decir. E invertirán más y mejor en reducir una desigualdad que el informe de la OCDE fija en más de un curso académico entre Castilla y León, Navarra o Madrid y Andalucía, Extremadura y Canarias.

«Es un objetivo a largo plazo. Lo que intentamos es acercarnos con pequeños pasos a ese objetivo. Es posible que no consigamos ningún cambio para nosotros, ahora que estamos a dos meses de la prueba de acceso, pero debemos pensar en las generaciones venideras, porque esto lleva siendo un problema mucho tiempo y alguien tiene que dar el primer paso».

De momento, han recabado los apoyos de los partidos políticos de la región y del Ayuntamiento de Valladolid, han recogido cinco mil firmas de adhesión y creen que la movilización del viernes a las 18:30 horas aglutinará, al menos, a dos mil estudiantes. Todo para luchar por algo que consideran de justicia, aunque para ellos esa justicia llegue, como parece, demasiado tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos