Los encierros de Montemayor, declarados Bien de Interés Cultural

Festejo taurino en Montemayor de Pililla.
Festejo taurino en Montemayor de Pililla. / L. S.

Así lo ha acordado este jueves el Consejo de Gobierno de la Junta

EL NORTEValladolid

La singularidad del conjunto de actividades taurinas que bajo el nombre de 'La Función de la Cruz' celebra cada setiembre Montemayor de Pililla, en Valladolid, con el coso de la Empalizada como escenario, han merecido hoy su protección como bien de interés cultural inmaterial de Castilla y León.

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy la incorporación de este nuevo BIC al listado de los elementos que forman parte del patrimonio inmaterial de la Comunidad, según ha comunicado la portavoz de la Junta, Milagros Marcos, en rueda de prensa.

La tradición de 'La Función de la Cruz', atestiguada al menos desde principios del siglo XVI, se celebra del 13 al 18 de setiembre, compila actividades religiosas, procesiones y litúrgicas y constituye una expresión de la forma de vida de una comunidad y un elemento de vinculación o relación social originario, tradicionalmente desarrollado en ese territorio.

La función de toros montemayorenses o 'Toros de la Exaltación de la Santa Cruz', se documenta desde el siglo XVII hasta la actualidad, con una continuidad en los elementos de la fiesta. Estos son el encierro mixto del ganado a correr, la capea o los toros corridos conforme a las técnicas de la tauromaquia popular y el uso de la plaza de toros atalancada, como recinto propio.

Se trata de funciones que han sido y siguen siendo íntimamente populares, con la participación de los ciudadanos-aficionados tanto en la elección del ganado, como en la infraestructura y financiación.

La confluencia del encierro, la capea y el recinto, documentados durante 350 años, «configura una tauromaquia particular en la que el encierro sigue corriendo los mismos pagos, gobernado con la misma filosofía mixta profesional-aficionado».

Fotos

Vídeos