El embalse que controlará el caudal del río Cega

Crecida del río Cega a su paso por Megeces el pasado febrero. / C. C.

El anteproyecto establece la construcción en Lastras de Cuéllar por valor de 865.770 euros

ÁLVARO GÓMEZValladolid

Los alcaldes de los pueblos colindantes al río Cega están de enhorabuena por la aprobación de la construcción del embalse a la altura de Lastras de Cuéllar (Segovia), que regulará el caudal y favorecerá así a varios municipios de Valladolid. El anteproyecto licitado ayer por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que destinará 865.770 euros a su construcción, alegró a los ediles de unas localidades que llevan más de 20 años a la espera de medidas que gestionen el caudal del río Cega.

Sequías en verano que impiden regar a los agricultores. Crecidas en invierno que inundan las casas y causan graves destrozos. Dos circunstancias causadas por no controlar el caudal de un río que nace en la sierra de Guadarrama y desemboca en Puente Duero. Desde Viana de Cega se recibe como una «buena noticia» la futura construcción del embalse, ya que según Alberto Collantes, alcalde de la localidad, se favorecerá el abastecimiento de agua en verano, lo que permitirá mejorar el riego en las zonas que más lo necesitan. También lo afrontó de manera positiva el edil de Megeces, Abel Manso. «Todo lo que sea regular el cauce del río será bueno para nosotros» declaró, pues es una noticia «fenomenal» para «mantener la economía de la zona, evitar la sequía en verano y las inundaciones en invierno».

Otra localidad beneficiada por esta medida es Mojados, y su alcalde, Adolfo López, no dudó en considerar que «esta es la línea a seguir para garantizarnos el agua». «Todos los técnicos dicen que lo mejor es regular el caudal» indicó, por lo que la construcción de este embalse es «fundamental». «Lo que queremos es que haya agua todo el año, sea para regar o sea para beber» dijo López. Este embalse, que cuenta con una capacidad de 44 hectómetros cúbicos, supondrá un abastecimiento directo para 15.000 personas de la zona de Cuéllar y una fuente de riego superficial en diferentes localidades de Valladolid, permitiendo así la eliminación de los mecanismos de captación subterránea.

Para el alcalde de Cogeces de Íscar, Valentín Cisneros, este proyecto «llega un poco tarde» aunque lo percibe de manera positiva ya que «regular el río es bueno, en verano el caudal se mantendría». Para el edil es una medida necesaria para paliar una «situación compleja, complicada y terrorífica» debido a la falta de agua actual para regar el campo. Una sequía tan grave que el verano pasado hizo que ayuntamientos y comunidades de regantes no pudieran tomar caudal directo del río en aquellos tramos donde hubiera ausencia de caudal circulante por prohibición de la Confederación Hidrográfica del Duero.

Desalojos por inundación

La escasez en el periodo estival se convierte en derroche en invierno, pues las crecidas del río han causado daños en varias ocasiones, obligando en Viana a desalojar una quincena de viviendas que se vieron afectadas por dos ocasiones en 2013 y 2014. «Las crecidas provocan inundaciones y ponen en peligro varias casas, por lo que este embalse es bueno para mitigar estos episodios» denunció Alberto Collantes. Opinión que fue compartida por el resto de ediles. «Este año solo ha amenazado un día pero ha llegado a tapar los ojos del puente» según el alcalde de Cogeces, quien considero importante la posibilidad de retener agua en invierno para poder usarlo después en verano.

Esta decisión atiende a intereses de varios actores, pues además de los propios ayuntamientos y los colectivos de agricultores, algunas asociaciones ecologistas «ponen en entredicho» esta solución según el alcalde de Viana, que reconoce que este embalse no va a agradar a todos pero que es la mejor solución para evitar «esta situación insostenible de crecidas y sequías en pleno siglo XXI». Para Abel Manso sin embargo esta construcción no solo va a beneficiar a los labradores, sino «también a la fauna y la flora de la zona». En el mismo sentido se mostró Adolfo López, que consideró que es la solución «más ecológica» y «menos traumática» para todos.

La regulación del cauce del río Cega es una lucha que los ediles de los pueblos de la zona mantienen desde hace años. «Llevamos con esta inquietud mucho tiempo. Soy alcalde desde 1991 y desde entonces hemos hablado de ello» confesó Cisneros. Desde entonces se han propuesto otras medidas como la construcción de pequeñas presas, aunque el edil de Cogeces nunca creyó que esa fuera la solución. El resto de representantes de estos municipios también reconocieron que este problema viene de lejos. Adolfo López, alcalde de Mojados, incluso anunció que es herencia del antiguo Consorcio de la localidad. «Los alcaldes anteriores estaban en ello y yo he seguido con la lucha», indicó.

Fotos

Vídeos