La elevada rentabilidad del cultivo del nogal y el pistacho

Carnero (i) atiende las explicaciones en la planta de nueces de Bocos de Duero./A. O.
Carnero (i) atiende las explicaciones en la planta de nueces de Bocos de Duero. / A. O.

Carnero visita explotaciones de Bocos y Curiel donde ya apuestan por estas plantaciones alternativas

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROValladolid

El triángulo formado por tres poblaciones de la comarca de Peñafiel, como son Bocos de Duero, Piñel de Arriba y Curiel de Duero, acoge dos proyectos de cultivo de nogales, dos ambiciosas inversiones que han puesto en marcha los hermanos Escudero y la familia Mínguez. Ignacio y Juan Manuel Escudero están al frente de Nogales del Duero, mientras que Óscar Mínguez es responsable de Nueces de la Ribera, con quien colaboran los hermanos Jesús y José Tomás San José, de la mayorista vallisoletana Frutas mi capricho. Ambas productoras cultivan, recolectan y abarcan todo el proceso con el envasado y la comercialización de la nuez. El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, visitó ayer una de las plantaciones de nogales, la de Bocos de Duero, y a continuación la planta envasadora y almacenadora de nueces situada en Curiel de Duero para conocer al detalle, de mano de los productores, todo el proceso: desde el trabajo de campo al que se desarrolla en la nave de acabado.

Carnero –acompañado de los alcaldes de Bocos y de Curiel, Luis Mínguez y Jesús Granado, respectivamente–, destacó que la importancia de esa visita «radica en la apuesta de un grupo de emprendedores por la puesta en marcha de un cultivo tradicional en otras zonas, pero alternativo en nuestra provincia, y cuya explotación cuenta con muchas posibilidades de suponer una mejora en la rentabilidad de sus explotaciones agrarias». En este sentido recordó que la administración que preside «viene firmando en los últimos años una serie de convenios con el INEA (Escuela Universitaria de Ingeniería Agrícola) para avanzar en el estudio de las posibilidades de diferentes cultivos alternativos y, precisamente, los nogales es uno de los diez nuevos cultivos propuestos por los investigadores».

Emprendimiento

El presidente de la Diputación defendió y ensalzó, como clave de futuro para el campo, «el emprendimiento de nuestros agricultores demostrado a través de los cultivos alternativos y los productos agroalimentarios», afirmando que «desde la Diputación creemos que, para garantizar el futuro de nuestro mundo rural, es imprescindible contribuir a seguir haciendo atractiva la actividad agrícola apostando por nuevos cultivos e incidiendo para ello en factores importantes como la rentabilidad, la creatividad, la tecnología y la innovación». En esa línea, reflejó, además de los acuerdos con el INEA para seguir avanzando en esta materia, el desarrollo de diversos cultivos experimentales en la Finca de Matallana –como el pistacho y el almendro– se han venido desarrollando desde la Institución provincial, y además tendrán continuidad próximamente con un nuevo encuentro formativo en la Santa Espina.

Inversión y exportación

La familia Mínguez y los Escudero arrancaron en 2007 con el nogal como una alternativa a los cultivos tradicionales buscando una rentabilidad al regadío, que en la zona tiene unos costos altos. Entre las dos explotaciones suman 124 hectáreas, a las que en los dos próximos años habrá que añadir 40 más, las que plantarán los hermanos hasta alcanzar las 100 hectáreas de su propiedad.

Juan Manuel Escudero recomienda esta alternativa porque «es rentable», pero también reconoce que «es costosa», por lo que cree que de embarcarse en ella hay que hacerlo con «un planteamiento empresarial; la nuez no solo hay que cogerla sino que hay que procesar y cerrar el ciclo, por lo que hay que invertir en la plantación de árboles y en la planta de procesado».

Óscar Mínguez explica que es un cultivo que sobre todo conlleva «inversiones a medio-largo plazo, y que al ser nuevo en la zona la entrada en producción puede alargarse hasta el octavo año», pero tanto el clima –exceptuando las heladas– y un «suelo maravilloso proporcionan mucha calidad».

En cuanto a producción, esperan obtener este año 100 toneladas, la mitad de cuando estén a pleno rendimiento, momento en el que del mercado nacional darán el salto al internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos