La edil de Podemos en Tordesillas denuncia la muerte de un gato con un cepo

Mercedes San José, edil de Tordesillas Toma la Palabra.
Mercedes San José, edil de Tordesillas Toma la Palabra. / FRAN JIMÉNEZ

El animal fue atrapado de forma cruel, según las fotografías que recibió la concejal, que ratificó los hechos en la Guardia Civil

Jorge Moreno
JORGE MORENOValladolid

La Guardia Civil de Tordesillas ha abierto una investigación para aclarar la muerte con un cepo de un gato de esa villa, después de que Mercedes San José, la única concejala de la formación Tordesillas Toma la Palabra (Podemos) haya firmado una denuncia la semana pasada por este hecho. La misma está ya en poder de un juzgado de Instrucción de la capital.

La edil recibió a finales de junio en el buzón de su domicilio particular un escrito anónimo en el que, además de informar de la muerte del animal, se aportaban tres fotografías en las aparecía un gato atrapado en un cepo y todavía vivo.

San José, profesora de Filología Hispánica y que durante los últimos años se ha pronunciado abiertamente contra el maltrato de los animales (entre ellos su rechazo público contra el torneo del Toro de la Vega por el que ha recibido críticas de algunos de sus vecinos), confirmó ayer que «simplemente» se limitó a comunicarlo a la Policía Municipal de Tordesillas. Ésta trasladó el escrito anónimo a la Guardia Civil, que en vez de iniciar la investigación de oficio citó a la concejala la semana pasada para que ratificase la denuncia.

«Las imágenes iban acompañadas con un texto manuscrito en las que se daban datos sobre la muerte del gato, que parecía ser un ejemplar adulto, y la calle donde se colocó el cepo. Todo ello lo entregue a la Policía», insistió la edil, que dijo que «solo he cumplido con mi obligación de comunicarlo porque me ha parecido una salvajada, que no se puede tolerar bajo ningún concepto. Las imágenes eran sangrantes».

De este modo, San José considera que se ha producido el maltrato de un animal que está penado por la ley. El Código Penal establece que si se hubiera causado la muerte de un animal se impondrá una pena de 6 a 18 meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años. El juez ha abierto diligencias.

Protocolo para el control

La concejala ha recordado que este hecho no había sido circunstancial ya que en el anónimo se relataba que el supuesto autor habría investido en otra ocasión a otros gatos de la villa.

"Los gatos no solo no hacen mal sino que hacen el bien, y en el caso de la proliferación de ejemplares existen protocolos para reducir la especie. Estamos pendientes de que Tordesillas pueda aplicar el de la Diputación de Valladolid, que regula las colonias de gatos en los pueblos, y que se denomina CES (Captura, Esterilización y Suelta). En todo caso, el respeto con la fauna hay que tenerlo siempre, y los gatos la mayoría de las veces lo que hacen es colaborar para que otros bichos más indeseables no nos amarguen la vida", señaló Mercedes San José.

Fotos

Vídeos