Detenido por estafar por teléfono 150.000 euros a 3.000 demandantes de empleo

Cuando los demandantes de empleo llamaban, les dirigía a un teléfono de tarificación adicional en el que se mantenía la llamada activa el mayor tiempo posible

EL NORTE Valladolid

La Policía ha detenido en Valladolid a un hombre de 52 años como supuesto autor de estafas cometidas por teléfono, con el que obtuvo más de 150.000 euros de una cantidad superior a 3.000 demandantes de empleo, han informado hoy fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

La forma de actuar del supuesto autor consistía en publicar anuncios en páginas de búsqueda de trabajo y facilitar un número de teléfono móvil de contacto, que en realidad volvía a dirigir la llamada a un servicio de tarificación adicional.

Durante la investigación, los agentes efectuaron dos registros, uno en la casa del ahora arrestado y otro en el local que usaba como oficina, en los que intervinieron dos ordenadores portátiles, seis discos duros, una tableta y documentación vinculada con la comisión del fraude.

Fue hace más de un año cuando la Policía comenzó las averiguaciones, a raíz de una denuncia interpuesta por una operadora de telefonía, en la que se advertía de un fraude por teléfono mediante la utilización de varias numeraciones de tarificación adicional.

Las primeras pesquisas desembocaron en que el supuesto autor publicaba falsos anuncios de trabajo en páginas de Internet y portales especializados, donde facilitaba un móvil de contacto a los interesados.

Cuando los demandantes de empleo llamaban, les dirigía a un teléfono de tarificación adicional en el que se mantenía la llamada activa el mayor número de tiempo posible, el máximo permitido por ley para este tipo de llamadas.

Finalmente, los agentes descubrieron la identidad de la persona que se encontraba detrás de este fraude telefónico, un hombre de 52 años vecino de Valladolid, quien directamente o a través de empresas a su nombre contrataba las líneas móviles y explotaba los números 'premium' a los que se redirigían las llamadas.

Una vez identificado, la Policía le detuvo por la comisión de múltiples estafas, con las que consiguió defraudar una cantidad superior a 150.000 euros, engañando para ello a más de 3.000 personas.

En los dos registros practicados, los agentes intervinieron en concreto dos portátiles, seis discos duros, una tableta, varios dispositivos de almacenamiento y tres cuentas de correo electrónico y documentación.

Fotos

Vídeos