Desprendimiento de cascotes en las fachadas catalogadas de Dos de Mayo y Colmenares

Las vallas acotan la fachada del 7 y 9 de Dos de Mayo. / El Norte

Las rachas de viento y la lluvia provocaron otras tres intervenciones de los Bomberos en edificios del paseo de Zorrilla, Vadillos y Delicias

J. S.Valladolid

Las dos fachadas catalogadas de las calles Colmenares y Dos de Mayo, cuyos muros permanecen sujetos por un entramado de andamios desde hace más de un lustro, volvieron a arrojar cascotes sobre la vía pública en la jornada de ayer fruto de las fuertes rachas de viento que azotaron la capital y que llegaron a superar los cincuenta kilómetros por hora a media tarde.

Los Bomberos tuvieron que asegurar sendas fachadas y sus sujeciones y, en el caso de los números 7 y 9 de calle Dos de Mayo, los agentes de la Policía Local cortaron directamente la acera en torno a los restos de sendos inmuebles –solo se conservan las fachadas a raíz del derribo de los interiores en 2010– y habilitaron un paso temporal con vallas para peatones a costa de las plazas de aparcamiento a la espera de que los técnicos examinen sus muros. Lo llamativo de la intervención es que se produjo al saltar algunos tacos de la estructura metálica que sujeta la pared del número 7, que fue colocada hace año y medio para asegurarla y retirar el andamiaje exterior que ocupaba la acera desde 2010.

En el caso de la fachada de los número 4 y 6 de la cercana calle Colmenares, cuyo interior se vació en 2004 para mantener solo el exterior catalogado, la caída de cascotes tuvo lugar apenas seis meses después de un episodio similar que obligó a revisar y asegurar el chasis metálico.

Los Bomberos, en paralelo, también tuvieron que asegurar las fachadas de otros tres bloques de viviendas en el número 21 del paseo de Zorrilla y en las calles Verbena (Vadillos) y Pedro García Lobato (Delicias).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos