Descubren en un edificio de Tamariz de Campos una ventana del siglo XIV

La ventana que se ha descubierto en uno de los muros./M. G. M.
La ventana que se ha descubierto en uno de los muros. / M. G. M.

El hallazgo se ha producido durante las obras de desescombro de un inmueble municipal

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNTamariz de Campos

Las obras de desescombro de un edificio municipal de Tamariz de Campos han dejado al descubierto, en uno de sus muros, una antigua ventana geminada de piedra con dos arcos polilobulados, posiblemente del siglo XIV. El hallazgo ha tenido lugar en una construcción rectangular de tapial y refuerzo de sillares de piedra conocida en la localidad como el palacio, en cuyo interior existe una bella portada gótica de piedra de sillería. Fue en el año 2014 cuando el Ayuntamiento se hizo con la propiedad de este inmueble, de unos 300 metros cuadrados, ante la posibilidad de que fuera vendido a un particular con la idea de extraer la portada gótica. Con el tiempo, el edificio se ha deteriorado hasta el extremo de poderse hundir con gran riego para los vecinos, al encontrase en una calle céntrica, a escasos metros de la iglesia de San Pedro y en una zona elevada, sobre una calle y otras propiedades. Desde el Ayuntamiento se ha procedido a vallar la zona para evitar peligros.

Su situación de ruina había llevado al Ayuntamiento a su demolición, aunque con la intención de salvar la portada y el muro en el que se haya, momento en el que ha aparecido la semana pasada, en uno de los muros, la bella ventana geminada con dos arcos polilobulados, lo que ha hecho detener las obras, a la vez que se ha solicitado asesoramiento a la Diputación de Valladolid, cuyos técnicos se acercarán hoy a la localidad. Una visita que ayer ya realizó el jefe del Servicio Territorial de Cultura, Leopoldo Cortejoso, quien manifestó la importancia del hallazgo y su preocupación por el mal estado del inmueble.

Portada gótica que se encuentra en el interior del edificio.
Portada gótica que se encuentra en el interior del edificio. / M. G. M.

Por su parte, el alcalde, Jesús Pastor, explicó que «ahora existen dos opciones, la de arreglar el edificio o la de derribarlo salvando lo que tenga valor patrimonial». Respecto a la primera opción, Pastor hizo ver que el Ayuntamiento de Tamariz de Campos no puede acometer una intervención tan importante, ya que habría que destinar los planes provinciales de siete u ocho años, «algo que nuestro pueblo no se puede permitir». Para el alcalde, «es una actuación que tendrían que hacer otras administraciones». Pastor hizo ver a Cortejoso la urgencia de actuar, ya que «no podemos esperar a que se derrumbe y se pierda todo, pues con la intervención que iba a hacer el Ayuntamiento se iba a salvar la portada y el muro en el que se encuentra, que es donde ha aparecido la ventana». El regidor subrayó el riesgo de derrumbe que existe y el peligro para los vecinos.

De hecho, hace medio año se pusieron unos testigos que han revelado el rápido proceso de deterioro, en especial con las intensas lluvias del último invierno.

En su página web tamariz.es, el vecino Fernando Monsalve observa que la tradición oral dice que este edificio, conocido como el palacio, fue residencia de la reina aragonesa doña Leonor, lo que parece corresponder al episodio histórico que tuvo lugar en el año 1354, en que doña Leonor, viuda del rey de Aragón y sobrina de Pedro I de Castilla el Cruel, estuvo por estas tierras. Monsalve observa la existencia en el interior de un arco de sillería de estilo gótico, que parece fue la antigua puerta de entrada.

Fachada de la contrucción, donde se ve el mal estado de la cubierta.
Fachada de la contrucción, donde se ve el mal estado de la cubierta. / M. G. M.

En este sentido asegura que los laterales del arco gótico de entrada están ocultos bajo tabiques de barro, siendo posible que allí se encuentren escudos o blasones. Con el descubrimiento de la ventana, Monsalve ha expresado que «parece que se confirma que la tradición oral tiene razón, y que fue un palacio del siglo XIII». En su página web, también se puede leer que el inmueble fue vendido en 1855 por el duque de Osuna a un particular, cuyos descendientes lo han empleado desde entonces como almacén de grano. Un uso que recuerdan los vecinos más veteranos, de hecho existen silos en su interior. Para Monsalve, la normativa vigente de protección del patrimonio tendría que dar al edificio un nivel de protección como Bien de Interés Cultural.

Lo cierto es que el hallazgo de la ventana da un nuevo valor al edificio al convertirse en uno de los escasos ejemplos de arquitectura civil palaciega del siglo XIV en la comarca, que habría que enlazar con la corriente hispanomusulmán de ese siglo, aunque serán los estudiosos los que tengan la última palabra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos