Descubre cómo hace 50 años cambió la vida en Valladolid

La capital estrenó en 1967 las primeras escaleras mécanicas (con la llegada de Simago), la zona azul... y sumó dos puentes sobre el Pisuerga

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

"La ciudad castellana de Valladolid ha experimentado una verdadera transformación durante los últimos treinta años. La antigua capital, histórica y provinciana, es en la actualidad una auténtica concentración industrial", glosaba el NODO del 18 de septiembre de 1967, que cubrió la inauguración de la tercera edición de la feria regional de Muestras.

La ciudad tenía entonces, en 1967, hace justo medio siglo, 195.378 habitantes y se hallaba en plena fase de expansión. En tan solo diez años, pegaría un salto brutal hasta los 308.523 habitantes con los que cerró 1977.

Este crecimiento demográfico convirtió Valladolid en un bosque de grúas que levantó nuevos barrios y zonas urbanísticas, con la zona oeste de la ciudad como nuevo gran foco constructor. El incremento de vecinos al otro lado del Pisuerga obligó a construir nuevos pasos sobre el río. El lunes 9 de octubre de 1967 se inauguraba el de García Morato y unas semanas antes, el 20 de agosto, comenzaba la construcción del puente de la División Azul.

Página de El Norte de Castilla del 10 de octubre de 1967.
Página de El Norte de Castilla del 10 de octubre de 1967. / EL NORTE

Estos dos puentes se sumaban a los existentes hasta entonces (Mayor, Colgante, Poniente e Isabel la Católica), "con lo que la Huerta del Rey, la calle de la Olma o la carretera de Salamanca se aproximaban a la ciudad", contaba la crónica del día en El Norte de Castilla, que daba cuenta de que el alcalde de la época, Martín Santos Romero, estaba enfermo y no pudo acudir a la inauguración. Sí que asistió el subdirector general de Carreteras, a quien mostraron los planos del proyecto previsto para construir el que sería el futuro paso de vehículos de la Circular (el actual túnel de San Isidro).

Las obras de Poniente comenzaron en 1962 y se prolongaron durante cinco años. Justo cuando se inauguraba este, comenzaba la obra de otro, el de la División Azul.

El Teatro Pradera, en derribo, en una foto tomada el 24 de diciembre de 1967.
El Teatro Pradera, en derribo, en una foto tomada el 24 de diciembre de 1967. / ARCHIVO MUNICIPAL

Frente a las nuevas infraestructuras... las pérdidas. El domingo 24 de septiembre de 1967 cerró, después de 57 años de actividad, el mítico Teatro Pradera. El montaje de despedida fue 'Metido en harina', con Zori, Santos y Codeso. "Hay cosas inevitables y esta es una de ellas. Adelante por el progreso urbano de Valladolid", decía el alcalde a El Norte de Castilla. El redactor Hernández Higuera recordaba, el 26 de septiembre, que "generaciones de vallisoletanos han desfilado por su sala para presenciar los más variados espectáculos. Desde la comedia y zarzuela a los popularísimos varietés en los que figuran nombres tan conocidos por aquellos principios de siglo como Amalia Molina, Carmen Flores y Merceditas Seros".

Noticia publicada el 7 de octubre de 1967.
Noticia publicada el 7 de octubre de 1967. / EL NORTE

Ese mismo día, el diario informaba de que el Ayuntamiento, para solucionar los crecientes problemas de aparcamiento, tenía pensado implantar en la ciudad la zona azul. En este 2017 se cumplen cincuenta años de la ORA en Valladolid (aunque entonces no se llamaba ORA). Las primeras plazas reguladas fueron las calles Santiago y Constitución (que entonces se llamaba General Mola), hasta Duque de la Victoria. Días después se informaba de que la zona azul empezaría a funcionar el 16 de octubre y que se sumaba la calle Muro, junto a la delegación de Hacienda; Dos de Mayo, "junto a la delegación de Sindicatos", y los espacios señalizados en la Plaza Mayor, frente a la fachada del Ayuntamiento.

Plaza de San Miguel y calle de Los Arces, el 21 de junio de 1967.
Plaza de San Miguel y calle de Los Arces, el 21 de junio de 1967. / ARCHIVO MUNICIPAL

La aplicación de la zona azul supuso que se vieran "huecos libros en la calle Santiago, lo cual no deja de ser un acontecimiento que seguramente no habían visto ni los más ancianos de la localidad", explicaba el cronista Martínez Duque, quien palpó el ambiente de ese primer día. "Los propietarios de vehículos acaban de pagar su nuevo impuesto municipal, que por cierto resulta de una respetable cuantía", decía el redactor, quien recordaba que "el aumento de vehículos se está produciendo a tal ritmo que las soluciones no se pueden aplazar por mucho tiempo. Y no hay que pensar en que la solución es dejar el coche en el garaje: entre otras razones porque lo del garaje es un lujo al que contadas minorías tienen acceso".

Galerías de fotos

Además de los puentes, el fin del Teatro Pradera y la zona azul, el año 1967 supuso para Valladolid otro gran cambio. El 1 de junio de hace medio siglo abría sus puertas Simago en la calle Santiago... un nuevo modelo de comercio llegaba a la ciudad. La inauguración (del actual Carrefour) fue todo un espectáculo. No solo porque sortearon un viaje a París para dos personas, sino porque Barreiros Chrysler ponía a disposición de los clientes un coche gratuito para llevarlos a sus casas.

Así se anunciaba Simago en las páginas de El Norte del 31 de mayo de 1967.
Así se anunciaba Simago en las páginas de El Norte del 31 de mayo de 1967. / EL NORTE

«¡Todo bajo un mismo techo!», se sorprendía el titular de El Norte de Castilla que ese 1 de junio de 1967 anunciaba la apertura de Simago, el primer gran almacén que tuvo la ciudad, la tienda que estrenó en Valladolid no solo las escaleras mecánicas, sino también el autoservicio. «El personal no vende, simplemente cobra», decía la crónica de la época.

Temas

Valladolid Ciudad

Fotos

Vídeos