Descienden el 8% las ayudas contra la pobreza energética en Medina

Una mujer enciende una estufa para combatir el frío./F. J.
Una mujer enciende una estufa para combatir el frío. / F. J.

El Ayuntamiento pondrá en marcha los vales de alimentación para las familias en situación de riesgo

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

Pese a que la demanda sigue siendo alta, las ayudas dependientes del programa de pobreza energética que concede el Centro de Acción Social del Ayuntamiento de Medina del Campo han descendido durante la pasada campaña en comparación con la del ejercicio de 2016-2017.

Los datos facilitados por la Concejalía de Bienestar Social ponen de manifiesto que de diciembre de 2017 a marzo de 2018 se otorgaron un total de 193 ayudas, frente a las 209 del periodo anterior. A pesar de que el descenso es ligero, 16 ayudas menos, la tendencia es «positiva», según la concejala de Bienestar Social, Raquel Alonso, quien subraya que «este plan tiene mucha publicidad y es muy conocido entre los vecinos, pero podríamos decir que la situación mejoró algo». Eso sí, admite que las cifras aún «siguen siendo altas».

Estas ayudas, que se pusieron en marcha en la recta final de 2016, coincidiendo con la bajada del mercurio a parámetros inferiores a los cero grados, son prestaciones económicas (implementadas en situaciones de urgencia social) que se conceden de manera fraccionada los meses de diciembre, enero, febrero y marzo. Los destinatarios de este apoyo económico son todas aquellas familias con ingresos mensuales de entre 639 y 980 euros, según recordó Alonso.

«Las ayudas también dependen del número de miembros de la unidad familiar y la cuantía que concedemos oscila entre los 200 y los 400 euros, cantidad que se ingresa de manera fraccionada en los meses correspondientes desde la fecha de la solicitud». Al igual que con las ayudas de emergencia social, los beneficiarios tienen que presentar las facturas del suministro de gas, gasoil y agua.

Al margen de estas ayudas, el Ayuntamiento también tiene ya cuantificadas las subvenciones que durante el pasado verano se otorgaron a las familias más vulnerables, con menores a su cargo, que fueron beneficiarios de una beca de comedor durante el curso escolar.

En el transcurso de los meses de julio, agosto y septiembre del pasado año, un total de 37 familias recibieron estos vales de alimentación, que oscilan entre los 195 euros si son dos niños, 255 euros en el caso de tres, y 300 euros si son más. En el caso de que sea necesario, desde el CEAS se les deriva a la Red de Distribución de Alimentos para una mejor cobertura de sus necesidades.

El próximo verano

Este plan volverá a ponerse en marcha el próximo verano, al igual que los bonos gratuitos para la piscina y las reservas para el campamento urbano, para los menores con los que el CEAS trabaja en algunos de sus programas.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento, este servicio ha tenido un aumento considerable durante el último año y es una de las prestaciones esenciales. A pesar de dicho incremento –se han prestado más horas de servicio– no hay lista de espera y «hemos tenido un tiempo récord de prestación desde su solicitud gracias a la financiación del Ayuntamiento, muy por encima de lo que marca la Ley», explica la edil, quien cifró en 212 los usuarios dados de alta. Entre las mejoras realizadas en 2017 en este servicio destaca la dotación en siete domicilios de ayudas técnicas de personas dependientes con el personal auxiliar de ayuda a domicilio.

En total, desde el año 2013 al 2017, la administración local colaboró con 276.276 euros, el 30% de la cuantía total, al mantenimiento de este servicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos