Cuenca de Campos como refugio de la arquitectura tradicional

A la izquierda, Faustino González, Enrique Saiz y de negro, Izaskun Villena, ayer en la inauguración de la Feria Innova+Tierra. / El Norte

La localidad acoge estos días la Feria Innova+Tierra con la construcción de palomares por parte de los más jóvenes

MIGUEL G. MARBÁN

Apadrina un palomar. Es la singular invitación que ha lanzado Cuenca de Campos con motivo de la celebración de la quinta edición del foro y feria AR&PA+Tierra 2017, con la que la terracampina localidad se vuelve a convertir hasta el próximo 28 de julio en el epicentro nacional de la defensa de la arquitectura tradicional.

El programa de actividades arrancó el lunes con el inicio de un campamento de día, en el que una veintena de niños están descubriendo los secretos del barro al fabricar de forma tradicional adobes, con los que construirán un palomar en la Feria Innova+Tierra, que fue inaugurada ayer por el director general de Patrimonio, Enrique Saiz.

Saiz valoró muy positivamente todas las actividades porque «suponen una visión muy moderna de lo que es el patrimonio cultural y su difusión». Al respecto, el director aseguró que eso se cumple porque no se trata solamente de cuidar la arquitectura, los monumentos y los elementos construidos de tierra y tapial, «sino que también se atiende a las personas que están en el territorio y que se vinculan a ese patrimonio», sentenció.

Respecto al proyecto de rehabilitación del convento de San Bernardino, el director general comprometió la ayuda pública y la asistencia técnica de la Junta para seguir adelante en el proyecto, como «una iniciativa social por el patrimonio donde es la sociedad la protagonista», espetó.

Por su parte, el alcalde de Cuenca de Campos, Faustino González, apreció la presencia del director general como un apoyo a su localidad, «al seguir siendo, después de 15 años, el centro de la arquitectura tradicional, frente al deseo de otras gentes de llevarlo a otros municipios».

González expresó su deseo de hacer realidad el proyecto de San Bernardino como futuro de la localidad o de la comarca. Simultáneamente al inicio de la feria se desarrolló un foro en el que se vinculó el patrimonio con la gastronomía.

El palomar fue el gran protagonista como elemento que define el paisaje terracampino y que da origen a un producto característico de la gastronomía comarcal, el pichón. De gran singularidad fue la exposición de la iniciativa «por la que se buscan cocineros que se comprometan a comprar la producción de pichones de un palomar, que llevará su nombre», según explicó la coordinadora general de AR&PA+Tierra 2017, Izaskun Villena.

El propietario del restaurante local La Tata, Gregorio Mediavilla, valoró el pichón como producto de primera calidad de Tierra de Campos e indicó que «la producción del matadero de Cuenca de Campos debería de quedar en los restaurantes de la comarca, y el que quiera comer pichones que venga a Tierra de Campos». El foro y la feria finalizarán hoy y del 21 al 28 de julio tendrán lugar los talleres de construcción.

Fotos

Vídeos