Cruzó el charco y triunfó en lo suyo

Juan Valderrama, en su clínica de Arroyo de la Encomienda. /L. N.
Juan Valderrama, en su clínica de Arroyo de la Encomienda. / L. N.
El colombiano Juan Valderrama Díaz, fisioterapeuta del Real Valladolid, ha dado un paso al frente y ha montado su propia clínica, Fisiovie, en Arroyo de la Encomienda
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Graduarse con matrícula de honor en su carrera de fisioterapia le valió una beca para venirse a España a estudiar un máster. Aquello sucedió en el 2007 y desde entonces vive y trabaja en nuestro país, ha formado una familia y ahora ha montado su propia empresa. Él es Juan Valderrama, un joven de 34 años de origen colombiano que hace un año abrió Fisiovie, una clínica de fisioterapia y osteopatía en Arroyo de la Encomienda.

Nació en Tuluá, cerca de Cali, y el fútbol siempre ha estado muy presente en su vida. Su padre es entrenador en primera división y a él siempre le gustó jugar. «Yo era un paciente habitual de las clínicas de fisioterapia y por el trabajo de mi padre también tenía relación con muchos profesionales de la fisioterapia. Era algo que me atraía y por ello elegí esta carrera», explica Juan. Gracias a sus excelentes notas consiguió una beca para estudiar en la Universidad de Valladolid el Máster en Fisioterapia Manual Osteopática y no lo dudó un momento. Hizo las maletas y cruzó el charco hasta llegar a la capital del Pisuerga.

«Mi intención era regresar a mi país en cuanto terminara los estudios, pero enseguida me llamaron para trabajar como fisioterapeuta en el Club Deportivo de Íscar ya que tenía experiencia en equipos de Colombia y por tener la especialidad deportiva. Un año después, me llamaron para ser fisioterapeuta del Real Valladolid Promesas. Aquello fue algo muy grande para mí. En mi país, el equipo del Valladolid es muy conocido y el hecho de que contaran conmigo para formar parte del club, hizo que abandonara la idea de regresar a Colombia», concreta este joven.

Tras cinco temporadas trabajando en el Real Valladolid Promesas le pasaron al primer equipo del club. «Yo no tenía a nadie en España. Vine solo con la intención de estudiar, pero al darme una oportunidad tan grande para demostrar lo que yo mejor sabía hacer en un equipo como el Real Valladolid, para mí fue algo excepcional», recalca Juan.

Compaginaba su labor en el club con un trabajo en la clínica de fisioterapia de su compañero Ricardo Pérez, para lo cual se dio de alta como autónomo. «Le agradezco mucho la oportunidad que me dio y todo lo que me ha enseñado. Tras un tiempo colaborando con él, me vi preparado para hacer algo que yo siempre tuve en mente, montar mi propia clínica. Ricardo fue el primero en apoyarme. Siempre había tenido la inquietud de ponerme por mi cuenta y muchos de mis clientes me animaron. Aquello fue lo que realmente me hizo ponerme manos a la obra», agradece.

Tenía numerosos pacientes de Arroyo de la Encomienda y tras analizar el mercado, vio en este municipio un gran potencial para su futuro negocio. Encontró el local de forma casual y tras algunas reformas para que fuera totalmente accesible, la clínica abrió sus puertas en diciembre de 2016. «Tenía ahorros pero quise contratar un préstamo para acometer la obra y la afrontar la compra del mobiliario. Acudí a mi oficina del BBVA en la calle Canterac de Valladolid, donde me dieron grandes facilidades. Ahora trabajo con la sucursal en Arroyo y he contratado nuevos servicios», puntualiza.

En Fisiovie, Juan y su equipo de profesionales ofrecen servicios de fisioterapia y osteopatía. Están especializados en fisioterapia deportiva, cráneo-cervical, de suelo pélvico y uro-ginecológica, obstétrica de recuperación funcional post-quirúgica y también en fisioterapia neurológica. Además de todos estos tratamientos, imparte escuela de espalda orientada a mostrar las pautas posturales y hábitos saludables más aconsejables para nuestra vida cotidiana. Son muchos los pacientes y usuarios que acuden también a sus clases de pilates y de gimnasia abdominal hipopresiva.

«Tengo pacientes de todo tipo. En Arroyo de la Encomienda la población es joven y hay mucho deportista, por lo que atendemos muchas lesiones deportivas. Pero al abarcar tantas especialidades, nuestro perfil de usuarios es muy amplio. Las dolencias que más tratamos son los problemas cervicales y los de la articulación temporomandibular a causa del estrés. Se suele asociar la fisioterapia a la rehabilitación o recuperación y realmente es así, pero también tiene una gran importancia en la prevención. Muchos accidentes y lesiones podrían evitarse con más información y unas pautas más adecuadas. Acudir al especialista al más mínimo dolor puede evitar muchos problemas crónicos», aconseja.

A Juan le queda poco tiempo libre ya que compagina esta nueva faceta como emprendedor con su labor como fisioterapeuta en el club Real Valladolid. Está encantado con la buena acogida que ha tenido su clínica. «Prestamos un muy buen servicio. Estamos muy preparados y podemos ayudar mucho a la población», se enorgullece. Asegura que su factor diferenciador radica en la total implicación en la búsqueda del diagnóstico del paciente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos