Criminalística peina la casa donde murió maniatado un anciano en Peñafiel

Los agentes de la Guardia Civil colocan conos frente a la vivienda del fallecido.
Los agentes de la Guardia Civil colocan conos frente a la vivienda del fallecido. / A. O.

Esta unidad de la Guardia Civil realiza una búsqueda detallada en la vivienda para esclarecer el crimen

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROPeñafiel (Valladolid)

Expertos en criminalística de la Guardia Civil, de la Unidad Central Operativa (UCO), trabajarán hasta el jueves en la vivienda donde falleció Cecilio Calderón, de 85 años, en la madrugada del 14 de julio, tras el asalto a su casa, en el centro de Peñafiel. Los agentes –que forman parte de la única unidad de estas características que hay en España– realizarán una búsqueda detallada de pruebas en el domicilio de Calderón, quien según la autopsia falleció por asfixia. Su cuerpo fue encontrado por agentes de la Guardia Civil tumbado en una cama boca abajo, atado y con signos de violencia; con golpes en el rostro, principalmente. De la vivienda salieron, según testigos oculares, tres personas que se encuentran en libertad con cargos e investigados por homicidio.

Aunque parecen integrarse ya en el paisaje urbano de la villa después de 10 días del suceso, el acta del Juzgado número tres de Valladolid –que se encarga de las diligencias– que sella la puerta de entrada y la cinta de la Guardia Civil que cruza toda la fachada de la vivienda, son elementos que no pasan desapercibidos entre los vecinos, todavía consternados, conmovidos e indignados por el trágico final de Cecilio.

Es imposible pasar por allí y no tener en mente lo sucedido, señalan los vecinos.

Esa especie de monotonía visual (fachada precintada), petrificada en el tiempo y en el espacio, se veía ligeramente alterada ante la colocación de agentes de la Benemérita del cuartel de Peñafiel de unos conos trípode para impedir aparcar, y así facilitar el acceso al inmueble –desde sus vehículos–, así como el trabajo de los expertos que ha llegado de Madrid y que se dedicarán a inspeccionar, milímetro a milímetro, el escenario del crimen. «Son el CSI español, trabajan de una forma muy exahustiva y con medios sofisticados», explican fuentes de las investigación.

Paralelamente estará en marcha un dispositivo especial de vigilancia de la vivienda para que nadie pueda interferir, o alterar –voluntaria o involuntariamente– las labores de investigación ni el escenario del suceso.

Con los ánimos más tranquilos, la vecindad espera la pronta resolución de este caso que alteró la vida diaria del municipio, que vivió con alivio la detención de tres personas hace una semana, por parte de la Guardia Civil, y con una mezcla de sorpresa e indignación por su puesta en libertad el lunes pasado tras prestar declaración en el juzgado; libres, pero aplicándoseles la figura de investigados por homicidio. El trío, residente en la localidad, debe comparecer cada 15 días en el juzgado. A la espera de las nuevas pruebas que puedan hallarse estos días, el Juzgado y la Guardia Civil siguen pendientes de los análisis de ADN que se practican en este caso para cerciorarse de la presencia de los tres investigados en el lugar del crimen.

Fotos

Vídeos