El correo entre Valladolid y Madrid llega en bicicleta

Javier Ruiz-Olalla posa con el maillot de Correos y las cartas que llevará hasta Madrid / A. Mingueza

El 22 de septiembre de 1894 las bicicletas ganaron al tren de correos que cubría la ruta Valladolid- Madrid. Hoy unos «locos del ciclismo» vuelven a intentarlo

CÉSAR R. CABRILLO

Desde pequeño Javier Ruiz-Olalla se declara un amante de la historia de las bicicletas y del ciclismo antiguo. Este hombre de 58 años, poco a poco, fue aficionándose al mundo del ciclismo, a la emoción del esprín final y las escaladas rompepiernas de los puertos. Los años y el trabajo le obligaron a dejar un tanto aparcadas sus aficiones, pero cuando su vida laboral acabó, volvió a sentir las ganas de recuperar su afición por la bicicleta, sobre todo por las de su época.

A raíz de aquí, con una botella de pacharán de por medio, formó, junto a un grupo de «locos por el ciclismo antiguo», como él propio Javier lo define, la ‘Cofradía Velocipédica’ con la que se decidieron a recrear hechos de ciclismo clásico. Esto lo hacen por ocio y ahora se han propuesto rememorar un hecho que tuvo lugar en Valladolid un día como hoy en 1894. Se trata de una competición entre el cuerpo de velocipedistas y el tren de correos por ver quién era capaz de llegar a Madrid antes para entregar la correspondencia. A modo relevos, fueron los ciclistas los que ganaron al tren por dos horas ventaja.

«Cuando dejé de trabajar volví a engancharme a la bicicleta, comencé a ir a concentraciones de bicis antiguas y allí ya conocí a la gente culpable de acometamos esta locura», comenta.

La expedición formada por once personas no ha querido dejar puntada sin hilo y se han preparado esta ruta como si estuvieran en el mismísimo 1894. Para ello han consultado en diarios de la época junto con otros capítulos relacionados con el servicio de mensajería y bicicletas para obtener toda la información posible. Cualquier detalle que crean que les puede ser útil lo tienen en cuenta para que la recreación sea los más verosímil posible.

Las bicis con las que saldrán no serán muy diferentes a las de la época, llevarán cascos con cuero e incluso para la ocasión se han hecho un maillot como el que lucían los carteros en aquellos tiempos. Nada se les olvida. Hasta han preparado un salvoconducto y llevan en el zurrón cartas con el mismo contenido que hace 123 años. «En la cartera de correo los velocipedistas llevaban una carta  del Gobernador Civil de la provincia al Ministro de la Gobernación, señor Aguilera, indicándole que las fiestas de la ciudad se celebrarían con normalidad y con gran afluencia de público, un escrito de salutación de los jefes de Correos de Valladolid para el Jefe Nacional de Correos, el señor Montilla, y otras cartas para diferentes periódicos de la capital», explica. Aunque dentro de la cartera también llevarán un ejemplar de este periódico del 23 de septiembre de 1894 y otro del día siguiente, junto a un ejemplar del periódico del día de hoy.

Pasadas las siete de la mañana, el grupo de velocípedos tomarán hoy salida desde el Arco de Ladrillo, mismo lugar del que partieron los repartidores de correo en 1894. Sobre las 17:00 horas esperan llegar a Madrid, donde serán recibidos por el director de Correos y al que entregarán el pliego con el mismo contenido que tenía. Y mientras queman etapas en su trayecto a Madrid no perderán la oportunidad de ser fieles a la historia e irán informando por donde van. Aunque en vez de hacerlo vía carta, lo harán a través de las redes sociales. Una manera mucho más directa de dar a conocer su situación.

Esta recreación que realizan no ha sido la primera. En 2015 anteriores rememoraron la primera carrera en línea que se organizó en España en 1895 con salida en Salamanca y meta en Madrid en el año 1895. Un año después, se centraron en recordar el desafío que tuvo lugar en 1903 entre tres ciclistas santanderinos y otros tres vizcaínos y que dio lugar a la publicación de una ruta entre Bilbao y Santander.

Una pasión que sigue creciendo

Sus hazañas han dejado huella e incluso han llegado a juntarse con gente de otros países con los que han realizado recreaciones en el extranjero. Por ejemplo, junto a un amigo italiano hicieron un recorrido en bici por aquel país por los lugares en los que se batalló durante la I Guerra Mundial. «Estuvimos por la zona de Trieste recorriendo en bici los campos de batalla durante seis días y fue muy emotivo recordar aquellos hechos». Sus aventuras quedan reflejadas en lo que ellos llaman ‘Libros de maillot’, en los que se recogen las historias íntegras de los hechos que van a rememorar ‘Mensajeros correos y bicicletas. Carrera de estafetas ciclistas Valladolid-Madrid (23 septiembre 1894)’ es el título en el que recopilan los datos de su última hazaña.

Pero ya tienen otros retos en mente. «Uno de los más ambiciosos es recrear la primera carrera de larga distancia entre San Sebastián y Madrid. Otra idea es realizar una marcha cicloturista en recuerdo a la primera que se organizó». Y mientras las piernas aguanten la Cofradía Velocipédica seguirá dando peladas y rememorando historias que esperan que nunca caigan en olvido pues gracias a ellas hoy España cuenta y contará con grandes figuras de ciclismo mundial.

Fotos

Vídeos