Contrarreloj entre los fogones castrenses

Cocineros integrantes de uno de los equipos de la Brigada Logística, que participaron en la competición en Valladolid. / HENAR SASTRE

Los cocineros de la Agrupación Logística 61 de Santovenia, ganan el premio al mejor postre en una competición militar

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Alimentar para combatir, pero sin olvidar dietas equilibradas o componentes especiales para celíacos. No solo los fogones civiles son los ‘reyes’ de esta ola de interés por la gastronomía, que convierte a los cocineros estrellas Michelín en ‘gurús’ de las cocinas y las cadenas de televisión.

Galería de fotos

Seis equipos de profesionales cocineros en el ámbito militar dieron ayer por finalizada la primera edición de las Jornadas de Alimentación de Campaña que, organizadas por la Brigada Logísticas del Ejército de Tierra, tuvieron lugar en la base de Santovenia de Pisuerga.

Una competición que dio la victoria a la Agrupación de Apoyo Logístico 11 de Colmenar Viejo (Madrid) con el primer plato hecho de sopa de marisco.

Los cocineros de la Aalog 81, desplazados desde Tenerife, lograron el premio al segundo plato, una caldereta de cordero. Mientras tanto, los integrantes de la Aalog 61 de Valladolid, destinados en la base de Santovenia de Pisuerga, se llevaron el triunfo en los postres, por la mejor elaboración de un bizcocho y unas rosquillas que gustaron al jurado.

Al más puro estilo de ‘MasterChef’, a los seis equipos concursantes del Ejército de Tierra se les pidió que confeccionasen un menú con los mismos ingredientes, comprados con un presupuesto de unos 260 euros. Unos platos por cada grupo que tenía como destino a 30 comensales.

A fuego lento, en algún caso, con el aceite de oliva, la cebolla justa, la sal, en su punto, las verduras, bien troceadas, la carne, tierna, y la harina sin grumos, los cocineros castenses fueron pasando de cazuela en cazuela el resultado de cada una de sus fusiones gastronómicas.

Los chef supervisores de esta competición fueron el brigada de la Aalog 61 y director de estas jornadas, Jorge Briz, junto con Elena Rodríguez, directora de la Real Academia de Gastronomia, y Teresa Valero, de la Fundación Española de la Nutrición. También supervisó con gusto el teniente especialista cocinero, Miguel Ángel Trejo, que ha trabajado durante años entre los fogones de los acuartelamientos.

La competición de ayer, en la que participaron además militares de Sevilla, Vitoria y Zaragoza, llevó también aparejado el montaje del comedor, la explicación cada plato y el reparto de la comida entre el personal invitado (unas 180 personas), entre ellas el general de la Brilog, Óscar Lamsfus. Cómo para errar en la dosis.

El objetivo de estas jornadas de Actualización de Alimentación en Campaña, que comenzaron el pasado lunes en Santovenia, ha servido para poner al día a los llamados especialistas en Hostelería Alimentaria Militar (HAM). Ellos son los responsables de controlar diariamente el rancho en las Fuezas Armadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos