Cómo conseguir que la Flor de Pascua dure más allá de la Navidad

Rodrigo Ucero

Aunque es una planta que puede durar varios años, lo habitual es que después de las fiestas se acabe muriendo por no haber recibido los cuidados adecuados

Sonia Quintana
SONIA QUINTANA

Conocida también como Flor de Navidad, Pascuero o Flor de Nochebuena, la Flor de Pascua es una de las diez plantas en maceta más vendidas en el mundo. Conocida también como Poinsetia, en honor a Joel Roberts Poinsett, el que fuera el primer embajador estadounidense en México y responsable de introducir, en 1825, esta planta en Estados Unidos, la Flor de Pascua es uno de los símbolos de la Navidad.

Presente en buena parte de los hogares españoles durante estas fechas, lo habitual es que, una vez terminada la Navidad, acabe muriéndose por no haber recibido los cuidados adecuados, aun siendo una planta que puede durar varios años. «Lo primero que hay que hacer cuando uno va a comprar una Flor de Pascua es mirar que no tenga plástico. Estamos comprando un ser vivo, no un objeto. El plástico facilita la aparición de botrytis y las hojas se pueden empezar a caer en dos días», explica Samuel Gimeno, responsable del Centro de Jardinería Viveros Gimeno de la carretera de Renedo (Valladolid).

Nativa del sureste de México, esta planta, de interior, necesita una temperatura cálida para sobrevivir, entre 16 y 22 grados centígrados. «Cuando la planta llega a casa hay que colocarla en un sitio que tenga muchísima claridad y ponerla dentro de un cubremacetas, no sobre un platito. El problema de los platitos es que cuando se acaba de regar la planta se tira el agua que queda en el platito y a las seis de la mañana la planta ya no tiene ninguna humedad», apunta Samuel Gimeno. Un lugar luminoso, en el que no dé directamente el sol, y alejada de la calefacción (reseca el aire) y de las corrientes.

«La Flor de Pascua no necesita mucho agua. Es mejor que pase sed a que tenga humedad», señala el experto en jardinería, quien además aconseja abonar la planta cada semana o cada quince días. Aunque la más conocida es la variedad roja existen otras tonalidades como la amarilla, la anaranjada o la rosa.

Tras las fiestas, la planta comenzará a perder sus hojas (las verdes y las de color). Habrá entonces que podarla, sellar los extremos y dejarla en un rincón de la casa fresco y luminoso, regándola una vez por semana, hasta la primavera, cuando de nuevo comenzará a brotar. «Nosotros tenemos clientes a los que, con estos cuidados, la Flor de Pascua les dura hasta cuatro años», sentencia Samuel Gimeno.

Descubre aquí cómo conseguir tu Poinsetia para esta Navidad.

Temas

Navidad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos