El congreso de Ecologistas en Acción aborda los retos ante la escasez y desigualdad por el cambio climático

Congreso de Ecologistas en Acción en el Centro Cívico Bailarin Vicente Escudero de Valladolid./HENAR SASTRE
Congreso de Ecologistas en Acción en el Centro Cívico Bailarin Vicente Escudero de Valladolid. / HENAR SASTRE

Durante el acto se analizó la perspectiva de la deuda ecológica norte-sur hasta contextos más cercanos como el de las personas y colectivos en riesgo de exclusión en España

El Norte
EL NORTEValladolid

La mesa redonda denominada ‘Ecologismo y desigualdad: hacia un reparto justo de la escasez’ puso de manifiesto hoy que la crisis social y ecológica van de la mano y se acrecienta por problemas como el cambio climático o el agotamiento de recursos. La actividad se llevó a cabo en el acto inaugural del VII Congreso Confederal de Ecologistas en Acción que se celebra este fin de semana en Valladolid.

El debate en torno a una distribución justa de los recursos en el marco de la crisis social centró la mesa redonda que fue presentada y moderada por Carmen Duce, portavoz de Ecologistas en Acción Valladolid. Actuaron como ponentes, Rosa Lago, Yayo Herrero y Emiliano de Tapia. En sus exposiciones analizaron la relación del movimiento ecologista con la desigualdad desde distintos puntos de vista.

Así, abarcaron desde la perspectiva de la deuda ecológica norte-sur hasta contextos más cercanos como el de las personas y colectivos en riesgo de exclusión en el Estado español, sin olvidar el impacto sobre el aumento de la desigualdad que tiene la crisis ecológica. Además profundizaron en ciertas respuestas a la clave de «securitización y militarización» que ya se están proponiendo desde gobiernos, instituciones o corporaciones, según informa Ical.

Rosa Lago, profesora e investigadora de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao (UPV/EHU) y activista de de Ekologistak Martxan, abrió la mesa redonda con un análisis sobre la responsabilidad de los países ricos en relación a los graves impactos climáticos y sociales del planeta. «Históricamente los países ricos han extraído recursos del resto del mundo (materias primas, mano de obra y, más recientemente, manufacturas), ahora apoyándose en empresas trasnacionales, en las finanzas y en un férreo control militar de las zonas geoestratégicas, y devuelven los desechos o residuos a ese resto del mundo. Los países ricos son deudores del sur global», expuso.

Al construir las alternativas, en concreto en relación al modelo energético, Lago alertó además de que en la actualidad la sociedad se puede encontrar propuestas basadas en energías renovables que en su opinión, «reproducen la desigualdad mundial, y pudieran generar nuevos conflictos ambientales y sociales».

Exclusión social variada

En segundo lugar intervino Emiliano de Tapia, sacerdote en el barrio de Buenos Aires de Salamanca y capellán del Centro Penitenciario de Topas, reconocido por su compromiso con las personas en riesgo de exclusión social. Se refirió a tres ejes, empezando por los barrios («las calles se han convertido en pesadillas de exclusión para muchas personas»), dijo; el medio rural («podemos afrontar la situación de precariedad de nuestra alimentación produciendo nuestros propios alimentos»), explicó; y las cárceles («la sociedad española ha renegado de las personas privadas de libertad»), concluyó.

Por ultimo, Yayo Herrero, directora de Fuhem y activista de Ecologistas en Acción, manifestó que sin entender la crisis ecológica no es posible comprender en su profundidad la lucha de clases. «Las desigualdades se asientan en un desigual acaparamiento de la riqueza. No solo de renta, sino también de acceso a la capacidad regenerativa de la naturaleza», aseveró. Finalmente, manifestó que tienen que establecerse “alianzas con las personas más precarias, más desposeídas, ya que las alternativas no son tales alternativas si no son universalizables”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos