La Comunidad de Regantes de Valdemudarra invierte 100.000 euros para reparar un azud

Obras realizadas en el azud de la zona de 'La Balsa'. / Agapito Ojosnegros Lázaro

De esta forma se evitarán las pérdidas por filtraciones y se garantizará la captación de agua en los meses permitidos

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

La cesión por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero ha permitido a la Comunidad de Regantes de Valdemudarra recuperar un viejo azud situado en Peñafiel, en un lugar conocido popularmente como ‘La Balsa’, en el cauce del río Duratón. Esta presa en la que se ha intervenido se construyó en su día para encauzar el río hacia una antigua central hidroeléctrica, en desuso desde hace años.

La comunidad de regantes citada, formada por unos 250 agricultores de Peñafiel y pueblos de su entorno, a través de un acuerdo con la Junta de Castilla y León, ha sido la encargada realizar las obras, que principalmente han consistido en la reparación y refuerzo del muro de la antigua pesquera y su impermeabilización, así como la limpieza de la arena cumulada en el fondo del cauce y la limpieza de la orilla del margen contrario al que se sitúa el azud. De tal forma que se evitarán las pérdidas que hasta ahora sufría por filtraciones y garantizará la captación de agua en los meses permitidos.

Más información

Para poder realizar estos trabajos antes ha habido que desviar al río por su margen derecha por medio de un canal provisional, de 120 metros de largo, y plantar dos ataguías de piedras y tierra para contener el paso del agua y encauzarla por la conducción transitoria. Ayer fue cuando se procedió a la retirada de las ataguías para restablecer el cauce natural una vez que las obras principales están realizadas, y así comprobar «que la obra es correcta, que el azud está impermeabilizado y que no hay pérdidas», señala el presidente de Valdemudarra, Miguel García Herrero.

Trasvase a la presa

Trasvase a la presa

Se trata de una intervención que ronda los 100.000 euros de inversión, y que, como califica García Herrero, «más que compleja, ha sido una obra muy espectacular de ver, pues han sido numerosos los vecinos que se han acercado para contemplarla». Estruduero SL es la empresa peñafielense que ha realizado este proyecto, que posibilita que esta infraestructura continúe en servicio, en este caso como vaso de captación de aguas para el llenado de la presa de Valdemudarra -perteneciente a la comunidad de regantes del mismo nombre, y situada entre las poblaciones de Peñafiel y Langayo-. Junto a la pesquera reparada se ubica la estación de bombeo del embalse.

«El muro estaba muy deteriorado», explica García, «tenía filtraciones y el nivel de agua no era el óptimo para la captación. Cuando la Confederación Hidrográfica del Duero nos transfirió la propiedad vimos que había que arreglarlo», de tal forma que así se garantiza que la cota del río sea la necesaria durante los meses en los que la comunidades de regantes tiene la concesión para coger agua del río, de noviembre a marzo, y elevarla a la balsa de regadío.

«Se ha hecho bien, a buen ritmo», señala el presidente de Valdemudarra, contento «con los plazos establecidos», pues además se ha instalado una tubería por la que se ha trasvasado agua del embalse al suministro municipal durante la duración de los trabajos y que se podrá usar si se necesitara algún trasvase al suministro público por alguna causa muy puntual y específica.

Fotos

Vídeos