El comité de Auvasa podría convocar protestas en la semana de Ferias

Reunión del comité con la dirección de Auvasa. H. S.
Reunión del comité con la dirección de Auvasa. H. S.

La negociación de los 30 minutos de descanso está bloqueada y la partición de la jornada se rechaza

Jorge Moreno
JORGE MORENOValladolid

Ni las declaraciones de las últimas semanas, en las que las partes (alcalde de Valladolid y los representantes del comité de empresa) se citaban a negociar «con buena voluntad y disposición», impedirán nuevas protestas de los conductores de Autobuses Urbanos de Valladolid S. A. (Auvasa).

La conflictividad laboral en la empresa sigue latente, como recuerdan los representantes de los trabajadores, que apuntan a que desde el pasado 4 de julio no se han vuelto a reunir para tratar de desbloquear la negociación del convenio colectivo, concretar el calendario laboral para 2018 y buscar fórmulas de un sistema de descanso de media hora diaria.

«Las negociaciones no van, y lo peor es que no vemos la voluntad para poder avanzar que esgrimía el alcalde hace unos días», explica José Luis Bustelo, presidente del comité de empresa de Auvasa.

Los ánimos siguen encendidos entre la plantilla, una cuarta parte de ella hoy en periodo de vacaciones, ya que el convenio fija al menos 15 días de descanso entre los meses de julio y agosto, para estar al completo el 1 de septiembre.

La mayoría del comité se muestra convencida de que «habrá alguna forma de protesta y no se podrá remediar si el Ayuntamiento decide partir la jornada continuada», que tienen los conductores en turnos de 7 a 15 y de 15 a 23 horas.

El ‘detonante’ de este grado de crispación, incluso en verano, es la convocatoria del próximo del Consejo de Administración de Auvasa la semana que viene (el viernes 28, inicialmente), con un punto en el orden del día: el informe que se encargó por el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, en marzo pasado, sobre la partición de la jornada a los 353 conductores.

Una medida con la que el Ayuntamiento pretende cumplir así la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de 2016 para otorgar los 30 minutos de descanso dentro de la jornada de ocho horas diarias, que tienen los trabajadores de Auvasa, y que la normativa europea y nacional sobre seguridad vial exigen.

De este modo, todo apunta a que de convocarse protestas, éstas serían en la primera quincena de septiembre, y coincidiendo con las Ferias de la Virgen de San Lorenzo. El comité sabe que esta decisión supone un riesgo frente a la opinión pública, y la incidencia en la movilidad de los ciudadanos en el transporte municipal hasta las cuatro de la madrugada en algunas líneas.

Rehusar a las horas extras

Esta sería otra de las opciones que estudian los sindicatos si se consuma la decisión de partir la jornada. Consistiría en no hacer horas extraordinarias, que son voluntarias de acuerdo con el Estatuto de los Trabajadores, durante los días de las Ferias de Valladolid, lo que conllevaría a que el Ayuntamiento se quedase sin conductores a partir de las 23 horas, y los autobuses deberían de volver a las cocheras.

«Lo que hagamos, lo haremos», insiste Bustelo, que añadió ayer en que la hipótesis que se baraja desde la dirección del Ayuntamiento, de que se convocaría una huelga en la primera quincena de septiembre, «no nos consta. Nosotros hemos actuado de buena fe, y si el proceso se complica haremos una asamblea y será la plantilla la que adopte las decisiones que haya que tomar».

Desde la representación de los trabajadores se recuerda que de partirse la jornada continua, se estaría incumpliendo el convenio colectivo, por lo que los sindicatos acudirían a los tribunales demandando amparo. Los dos representantes que tienen los sindicatos en el Consejo de Administración están a la espera de conocer si el equipo de Gobierno propone esta medida, y de si el resto de los partidos con representación la apoyan (PP, Ciudadanos y Valladolid sí se Puede).

«La decisión de partir la jornada ahora supone una bravuconada del señor regidor», sostuvo ayer Bustelo, que recordó que la dirección de Auvasa «tendrá que justificar las causas para decidir partirla, para no aplicar una sentencia, y los gastos que supondrá esta decisión».

Propuesta de CSIF

El Consejo de Administración de Auvasa se reunió ayer para aprobar la compra de seis nuevos autobuses híbridos y la renovación-adhesión al contrato de suministro de gasóleo que tiene la administración municipal.

Los representantes sindicales, presentes en la reunión, esperaban que el conflicto saliera a debate, pero ni eso. «A penas ha durado 10 minutos y todos nos hemos levantado sin más», explicaba el concejal del PP, Borja García. Este es el clima de desentimiento que el concejal presidente de Auvasa, Luis Vélez reconoce. «Hemos hecho multitud de reuniones y no podemos seguir así. No hay voluntad para que haya acuerdo, y no nos pueden decir que no hemos intentado el diálogo», dijo Vélez.

Para aplicar la partición de jornada, el Ayuntamiento deberá recurrir a un artículo de la reforma laboral, que permite el descuelgue de una parte del convenio.

«Estamos convencidos de que vamos a la convocatoria de paros o huelga en el mes de septiembre, teniendo o no la jornada partida. Nos están poniendo pegas todos los días para prestar el servicio», dijo Luis Vélez, que reconoce que la Intervención municipal «no nos permite contratar a más gente para aplicar la sentencia de la media hora. Solo podemos contratar para la tasa de reposición por jubilaciones y bajas. No hay margen de maniobra», dice el presidente de Auvasa.

Para evitar este ‘choque’ entre la Administración municipal y sus trabajadores, el sindicato CSIF anunció a última hora de la tarde que ayer que presentará en el registro una propuesta, con la que la dirección de Auvasa estaría de acuerdo, «para dar una solución al conflicto y satisfacer la demanda de los compañeros de tener tiempos de descanso durante la jornada». Según CSIF, esta propuesta se sometería luego a referéndum de toda la plantilla.

Temas

Csif, Auvasa

Fotos

Vídeos