Detenido en Valladolid gracias a la colaboración ciudadana tras quebrantar una orden de alejamiento

Recuerdo a las víctimas de la violencia de género en la Plaza de Fuente Dorada, el pasado mes de julio./A. Mingueza
Recuerdo a las víctimas de la violencia de género en la Plaza de Fuente Dorada, el pasado mes de julio. / A. Mingueza

El hombre, de mediana edad, fue arrestado el jueves en el barrio de La Rondilla

Ó. SJ. H. Valladolid

Que la colaboración ciudadana resulta esencial en cualquier tipo de lucha es algo más que demostrado. La violencia de género, como toda lacra, no se libra y exige un compromiso social que resulta básico en su prevención. Eso es lo que sucedió el jueves en Valladolid, donde un hombre de mediana edad fue arrestado en el popular barrio de La Rondilla tras quebrantar la orden de alejamiento hacia su expareja que pesaba sobre él desde este verano. Dos patrullas, una de la Policía Municipal y otra de la Policía Nacional, realizaron la detención en las inmediaciones de un bar de la zona, donde se encontraba el implicado en torno a las diez de la noche, al parecer alertados por uno de los hosteleros del lugar que conocía la situación.

Por ahora, el detenido se encuentra en prisión preventiva, decretada por el juez, y carecía de antecedentes penales de todo tipo, según aseguraron fuentes de la Policía Nacional. El hombre, de 45 años de edad y padre de tres hijos que tenía en común con su expareja, violó la orden de alejamiento tras acercarse a Santovenia, la localidad de residencia de su exmujer, con la intención, al parecer, de reconciliarse con ella obsequiándole con flores, unas botellas de vino y una nota escrita por él mismo. El hecho se produjo por la tarde y, tras la negativa, la mujer acudió inmediatamente a poner la correspondiente denuncia en una comisaría de Las Delicias, en Valladolid.

La detención, que finalmente se produjo en torno a las diez de la noche en las inmediaciones de un bar del barrio de La Rondilla del que era cliente habitual, se llevó a cabo sin ningún tipo de sobresalto y de acuerdo con el protocolo establecido. Al lugar, una vez interpuesta la denuncia y recibido el aviso de alerta, acudieron una patrulla de la Policía Municipal y otra de la Nacional, debido a la hora a la que se produjo la llamada, ya que desde las 21:30 horas se pone en funcionamiento la sala conjunta entre ambos cuerpos de seguridad. Al parecer, la orden de alejamiento fue interpuesta debido a las amenazas telefónicas que el implicado dedicaba a su expareja antes de decretarse la medida.

El incumplimiento de medidas, en aumento

El baile de cifras habla por sí solo. Y es que, según los datos recogidos en el último informe elaborado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), correspondiente al segundo trimestre del año en curso, un total de 42.689 denuncias fueron interpuestas en los juzgados de violencia sobre la mujer. Castilla y León registró 423 medidas incoadas de protección a las víctimas, de las cuales solo 33 fueron adoptadas finalmente tras el proceso de resolución (79%). Entre esas medidas protectoras se encuentra la orden de alejamiento, cuyo incumplimiento va ligeramente en aumento -sobre todo desde 2016-. Porcentualmente, el dato de casos de incumplimiento de medidas se mantiene en el 9,4%, igual que en el primer trimestre de 2017, pero los casos contabilizados son 212 más que en el informe previo.

En la provincia de Valladolid, los enjuiciados por violencia contra la mujer fueron 77, de los cuales 47 fueron condenados y 30 absueltos. En este sentido, la ayuda ciudadana resulta fundamental. Para ello, los cuerpos de seguridad ponen a disposición del ciudadano cauces de comunicación que permiten colaborar en la detección, prevención y denuncia de cualquier tipo de delito o violencia, incluida la de género. Además, el número de teléfono 016 está a disposición de la víctima para facilitar información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos