Una de cada cinco paradas de autobús de Valladolid registra dificultades de accesibilidad

Dos usuarios de Auvasa bajan de uno de los autobuses de la compañía municipal. /Gabriel Villamil
Dos usuarios de Auvasa bajan de uno de los autobuses de la compañía municipal. / Gabriel Villamil

El Ayuntamiento invertirá 125.000 euros este año en la mejora de aceras y señalización de postes

Jorge Moreno
JORGE MORENO

El 19% de las paradas de Autobuses Urbanos de Valladolid S. A. (Auvasa) mantienen «trabas» para aquellos usuarios con algún grado de discapacidad, o se tienen que mover en silla de ruedas cuando utilizan este transporte municipal. Deficiencias u obstáculos que van desde turismos aparcados en los puntos de las paradas, falta de señalización de las mismas, o aceras que no cumplen ni con el espacio ni la altura para desplegar las rampas que llevan los vehículos.

Así se recoge en un estudio que ha realizado Aspaym Castilla y León, entre los meses de junio y octubre de 2017, cuando todavía la flota de Auvasa no disponía de otros doce autobuses nuevos que se han puesto en circulación. Las conclusiones del mismo parten de un análisis de 582 paradas, que disponían de marquesinas (276) o postes (306), donde los conductores se detienen para recoger a viajeros. Dos equipos integrados por arquitectos y especialistas en accesibilidad las visitaron, anotando las ventajas e inconvenientes para los usuarios.

«El expediente al conductor es algo normal», según Vélez

El concejal de Seguridad y presidente de Auvasa, Luis Vélez, se pronunció ayer sobre el expediente sancionador a un conductor de autobús, al que la dirección le ha comunicado 60 días de suspensión de empleo y sueldo alegando que no ha cumplido con las frecuencias de la ruta.

El chófer se encuentra asignado a la línea número 2, que cubre el trayecto entre Covaresa y San Pedro Regalado, unos trayectos que superan los 56 minutos de cabecera a final. El recorrido, según el comité de empresa, se ha visto modificado desde enero.

La compañía considera que el conductor «no respeta los tiempos marcados, de paso intermedio», por lo que, según Auvasa, el vehículo pasa «una media de 3-4 minutos antes todos los viajes». Esta sanción ha creado malestar en la plantilla. Para Vélez, sin embargo, «las relaciones con el comité son fluidas y buenas. El trabajo que está haciendo el gerente está dando sus frutos y es positivo. La sanción es por un expediente abierto normal que sigue su trámite, y el trabajador ha podido presentar alegaciones. Tenemos datos. No es el primero ni probablemente lo será, porque somos una empresa grande», dijo.

Para valorar cada una de las mismas, los supervisores cotejaron lo que dice la normativa estatal, autonómica y local sobre accesibilidad y su aplicación en las ciudades, elaborando unas fichas técnicas.

De las 582 paradas analizadas, solo el 4% cuentan con una señalización táctil de la misma, así como un bordillo de andén, unos elementos que son necesarios para aquellas personas que precisan de un bastón para desplazarse por la calle.

Entre las «trabas» detectadas se encuentran las de las rampas de acceso. «Hemos comprobado en algunas líneas que cuando el autobús se tiene que acercar a la acera para desplegar la rampa que permite subir o bajar en silla de ruedas, el espacio reservado está ocupado por vehículos ya que no está señalizado convenientemente, con lo cual el autobús no se puede aproximar para recoger al viajero», explicó Lidia Martín, responsable de Aspaym.

Las dificultades están también cuando las paradas se encuentran en una zona con curva, lo que dificulta que el conductor pueda sacar la rampa de acceso para subir o bajar al pasajero.

Según el estudio, el 87% de los itinerarios peatonales próximos a las paradas tienen resuelto de forma satisfactoria los desniveles con vados y pequeñas rampas, mientras que el resto plantean dificultades.

También el 20% de los entornos de las paradas debe mejorar su pavimento, «bien por sus características impracticables, bien por su inadecuado mantenimiento».

«No es un estudio para sacar los colores a nadie»

Lidia Martín Responsable de Aspaym. Lidia ha formado parte del equipo de arquitectos y especialistas de Aspaym Castilla yLeón que ha participado en este estudio sobre accesibilidad. «Hemos trabajado perfectamente con Auvasa, que nos ha facilitado todos los datos para realizar el mismo. Ahora estamos en contacto con el Ayuntamiento de León para efectuar otro similar», explicó Lidia Martín, que añadió que el estudio «no es un trabajo para sacar los colores a nadie, sino para ver en qué se está fallando y corregirlo de cara al futuro por el bien de los ciudadanos y el transporte urbano. Si hay mucho usuario que hace uso del autobús con silla de ruedas, es que no estamos tan mal». Para la responsable de Aspaym, la accesibilidad física en Auvasa «está más o menos resuelta, pero es preciso trabajar para el acceso de los usuarios con discapacidad visual», añade Martín.

Aunque no hay datos sobre el número de viajeros de Auvasa con discapacidad (en 2017 la compañía municipal transportó un total de 25.563.084 pasajeros en sus líneas), desde Aspaym se estima que el 10% de la población tiene algún grado. Una cifra que se elevará en los próximos años por el proceso de envejecimiento que se registra en la capital vallisoletana.

El estudio ha detectado que un 38% de las paradas o puntos presentan algún tipo de obstáculo a la movilidad por la presencia de alcorques alrededor de los troncos de los árboles, o rejillas no bien situadas.

Información para ciegos

Tampoco hay información en sistema de lectura como el braille, para que una persona ciega se pueda informar por medio de internet o de aplicaciones y redes específicas de transporte.

Tanto el concejal Luis Vélez, como el gerente de Auvasa, Andrés Bernabé, explicaron en la presentación de estas conclusiones que la compañía se ha marcado como prioridad realizar este tipo de intervención con carácter más inmediato. El presupuesto sobre accesibilidad de la compañía para 2018 en este campo es de 125.000 euros, un 25% más que el año pasado.

El 100% de las marquesinas cuenta con asientos, pero ninguno con reposabrazos

El Diagnóstico y Plan de Actuación sobre Accesibilidad en Auvasa, realizado en colaboración con Aspaym, responde, según explicó el concejal de Seguridad, Luis Vélez «al compromiso del equipo de Gobierno municipal, para mejorar el transporte urbano e incrementar el número de usuarios en la compañía de transporte».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos