El centro de Valladolid sumará 2,5 kilómetros de ciclocarril para las bicicletas

Un ciclista circula por el ciclocarril de Alonso Pesquera. / RODRIGO JIMÉNEZ

Los nuevos viales se situarán en el entorno de Rondilla de Santa Teresa, Hospital Clínico y San Pablo

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

Los ciclistas urbanos seguirán ganando terreno en el centro de la ciudad. La Concejalía de Seguridad y Movilidad ha sacado a licitación el segundo contrato en lo que va de mandato para que las bicicletas tenga preferencia en las calzadas más transitadas del casco histórico. El objetivo del equipo de gobierno, según explica el edil encargado del área, Luis Vélez, es doble. Por un lado, seguir conectando los itinerarios para las dos ruedas, de manera que este medio de transporte gane en seguridad y fluidez. Por otro, pacificar el tráfico al incrementarse las vías con velocidad limitada a 30 kilómetros por hora, una aspiración que el ejecutivo no abandona para el conjunto del cogollo, que, incluso, en algún momento, se plantearía cerrar a la circulación del vehículo privado.

El nuevo proyecto contempla una ampliación de 2.454 metros en seis tramos, que se sumarían a los cerca de cuatro kilómetros ya existentes, una intervención en la que se invertirán 58.542 euros para la señalización de los nuevos recorridos, tanto en la calzada como en las aceras con postes de aviso.

Según recoge el plan, la mayor parte de los nuevos itinerarios se sitúan en el norte. El primero unirá la calle Mirabel con la plaza de San Nicolás, con inicio en Rondilla de Santa Teresa y final en el Paseo de Isabel La Católica. A este, se añadirá el dibujo de preferencia para las dos ruedas en la propia vía de Rondilla de Santa Teresa, entre Gondomar y Mirabel. El Ayuntamiento también aprovecha esta obra para conectar el actual carril-bici que discurre por San Quirce con el barrio de La Rondilla a través de la plaza de San Pablo y Cardenal Torquemada, entre el edificio del colegio El Salvador y la antigua residencia Río Hortega.

Detención adelantada

La señalización también llegará a la calle Santa Clara, entre la avenida de Palencia y Rondilla de Santa Teresa, mientras que otro itinerario unirá Colón, ya con espacio reservado para las bicicletas, con Real de Burgos, a través de las calle Ramón y Cajal (Hospital Clínico) y Chancillería. Al centro sanitario dará servicio el sexto de los tramos, que partirá de la confluencia de Duque de Lerma con Marqués del Duero para recorrer Paraíso, Sanz y Fores y desembocar en Real de Burgos.

Como ya ocurrió con el primer contrato, a la señalización del ciclocarril o ciclovía (llamado así en las calles estrechas con una sola franja de rodadura y sentido único) se sumará el pintado de zonas de detención adelantada tanto para bicicletas como para motos. Se trata de unas franjas de color amarillo y de ocupación exclusiva para los vehículos de dos ruedas, que se ubican junto a los pasos de peatones regulados con semáforo. Estas reservas les permiten situarse en primera posición de salida, lo que les da preferencia a la hora de iniciar la marcha y les evita, además, la exposición a los gases del resto de los vehículos.

Desde el pasado año se han ejecutado un total de 3.837 metros en tres tramos principales: Puente del Poniente-calle Colón; San Quirce y la plaza de la Libertad, por Angustias; Santa Cruz-Librería-Duque de Lerma y Esgueva, y la calle Alonso Pesquera.

El contrato, cuyo plazo para la presentación de ofertas finalizó ayer y que tiene un periodo de ejecución de noventa días, recoge que, en el caso de que sobre dinero tras señalizar los seis tramos previstos, se podrían acometer nuevas ampliaciones. Vélez considera que con esta nueva extensión buena parte del centro queda cubierta para los usuarios habituales de las dos ruedas con lo que el siguiente objetivo sería conectar los barrios con el centro de la ciudad.

Dentro de su apuesta por la bicicleta, el Ayuntamiento ya tiene una propuesta para adjudicar un tramo de carril-bici, en este caso combinando señalización en la vía de servicio con plataforma de obra (los trabajos los financia la Concejalía de Urbanismo), para conectar la Ronda Norte con el puente de Santa Teresa a través de la avenida de Burgos y la calle de la Peseta, una intervención que supera los 100.000 euros de inversión. En cartera se encuentra también el proyecto para realizar un carril-bici a Puente Duero, un plan que fue anunciado por el alcalde, Óscar Puente, durante la asamblea vecinal celebrada en este barrio el pasado 30 de enero. En este caso, la inversión también se pagaría con los fondos del departamento que gestiona Manuel Saravia.

Más presencia de la bici

¿Cómo se están tomando los vallisoletanos esta apuesta municipal por la bicicleta? Luis Vélez, el responsable de la movilidad en la capital, considera que, aunque todavía queda mucho por hacer, el planeamiento es «muy positivo, porque permite que la bicicleta tenga más presencia en las calles», lo que, al mismo tiempo, contribuye a que el conductor del vehículo a motor sea más respetuoso y se mejore la relación entre ambos medios de transporte. «Los conductores se van acostumbrando», sostiene. El concejal avanza que el equipo de gobierno «seguirá profundizando» en todo lo que suponga una mejora de la movilidad sostenible en Valladolid. Los próximos pasos, por lo que a la bicicleta se refiere, se centrarán en la mejora de las conexiones de los barrios con el centro y también entre las zonas más periféricas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos